Follow by Email

lunes, 16 de abril de 2012

Maracay en abril


"Hoy, UCV. ¡ESPECTÁCULO DE APAMATES!, ¡Imperdible!"


Este mensaje ha llegado hoy a mi celular... Lo envía una amiga, siempre entusiasta de lo que a diario nos obsequia la naturaleza. Y sé que no soy el único en recibirlo, pues le gusta compartir ese entusiasmo suyo entre el gran número de personas que forman parte de sus afectos.

Para ella, y para aquellos que alguna vez estudiamos en el campus Maracay de la Universidad Central de Venezuela (UCV), el disfrute de esta escena anual es casi una tradición: la tierra de nadie (área arbolada que separa las facultades de Agronomía y Veterinaria) se pinta por estos días del rosado y del blanco de las plantas de apamate, una de las diversas especies vegetales que en Venezuela florecen en época de sequía, particularmente en abril, último mes de verano. El espectáculo de este regalo a la vista y el espíritu es fugaz, ya que entre el ramaje desnudo de hojas y el ramaje despojado de flores media no más de una semana.

Ejemplar de apamate, a las afueras del campus Maracay de la Universsidad Central de Venezuela (UCV). Foto P.H., 2012.


En honor a la verdad, la pureza de este espectáculo se ha perdido en el transcurso del tiempo, debido a que han sido introducidas especies menos espléndidas, por una parte, y por otra, a que los chubascos importunos provocados por el cambio climático llegan a alterar la cabal defoliación, previa al florecimiento.

Conjunto de apamates florecidos en la avenida de acceso al campus Maracay de la UCV. Foto P.H., 2012.


Cierta confusión informativa -tal vez intencionada-, generada del desarrollo en 1930 de un significativo proyecto urbanístico (Plaza Bolívar y sus alrededores), otorgó por muchos años a Maracay el calificativo “Ciudad Jardín de Venezuela”. Y razones no faltaban: hasta hace pocas décadas, daba gusto recorrer por esta época del año cualquier punto del trazado urbano, para encontrarse con calles, plazas y extensas áreas sombreadas de un verde tupido, o florecidas de apamates, araguaneyes, gallitos, majomos, samanes o flor de la reina, y que invitaban -más bien obligaban-  a un momento de deleitosa contemplación.

Vista general de La Placera, en la zona este de Maracay, lugar que mantiene intacta, quién sabe hasta cuándo, la visión idílica de este centro poblado como "Ciudad Jardín de Venezuela".


La flor del samán, el árbol emblemático del estado Aragua.


La sustitución de casas por edificios multifamiliares ha dejado de lado el amor por el cultivo y mantenimiento de los jardines y las aceras frontales. La ampliación de las calles y avenidas para el creciente tráfico vehicular se realiza hoy a costa de las vías peatonales y las islas arboladas. Apenas aquí y allá permanecen, no pocas veces a disgusto de algunos, árboles maltratados y enfermos que, no obstante, nos otorgan todavía -y en abril sobre todo- lo que naturalmente saben dar: la hermosura de su floración.

Un magnífico ejemplar de "flor de la reina", obstinado en sobreponerse -a fuerza de color- a la indolencia ciudadana.


Acaso en uno de estos sobresaltos visuales con que aún nos sorprende la ciudad, algún gobernante inteligente y sensible decida rescatar el calificativo de “Ciudad Jardín” mediante un plan bien estructurado de reforestación de espacios urbanos con especies adecuadas de este tipo, que incluya calles, plazas y parques, y cuyos resultados puedan resumirse en una sola exclamación, viva y vibrante cada mes de abril, en cada habitante de Maracay: ¡¿Quién ha dicho almendros en flor?!


El araguaney en flor privilegia por unos días el parque Santos Michelena y esgrime su mejor argumento para reafirmar su declaratoria como Árbol Nacional de Venezuela. Foto Andrés Alfredo Milano, 2012.



6 comentarios:

  1. Ah, Pedro, gracias por estas postales llena de poesía y amor por algo tan bello. La verdad que estos árboles son sorprendentes, y en un mundo tan globalizado, podemos aprender de los japoneses, e irnos a contemplar en esos días esta bellezas naturales, hacer un pequeño picknic a su sombra, caminar tranquilamente y detenernos a contemplarlos.

    Abrazos y gracias por esta entrada que llena de hermosa memoria mi corazón, y todo gracias a tu sensibilidad.

    ResponderEliminar
  2. Tus deseos son también los míos, Claudia. Ojalá... algún día. A despecho de nosotros los seres humanos, la naturaleza (de la cual olvidamos que formamos partes), para bien o mal siempre se impone -madre severa- y nos conmueve.

    ResponderEliminar
  3. Pedro la ciudad esta llena de vistas hermosas, gracias por mostarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Zandra. Un amigo de fuera, después de un recorrido que hicimos por toda Maracay (de norte a sur y de este a oeste; por sus partes lindas y sus partes feas)teminó diciendo una frase que he adoptado como lema: ¡Maracay es una ciudad rescatable!... Y es que, una ciudad con esas montañas al norte y ese lago al sur; con esos verdes en invierno y esa explosión de colores en verano, es sin duda una ciudad privilegiada que ni sus habitantes ni sus gobernantes hemos sabido apreciar en su justo valor.

      Eliminar
  4. Es una pena que vayamos perdiendo el sentido hasta para disfrutar de una de las pocas y hermosas formas como nos complace la naturaleza. Pero ella insistente y, !Gracias a Dios! siempre esta allí y hay gente sensible como tu para hacernos volver la vista. Hermosas imágenes.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Anamaría! Gratísimo, como siempre,recibir un comentario tuyo. Y tiempo, el mío, de no alimentar el blog con nuevas entradas... ¡Pronto retomo!

    ResponderEliminar