Follow by Email

domingo, 24 de enero de 2016

Soñar la ciudad...





Todos los que hacemos vida en un centro poblado y a diario compartimos sus espacios públicos aspiramos condiciones de organización y funcionamiento urbanos que determinen un mínimo aceptable de calidad de vida. 

Maracay se encuentra todavía lejos de satisfacer ese mínimo.

La culpa, desde luego, no es suya. Ella de por si cumple con las bondades de su ubicación, en pleno centro del país –encrucijada de caminos-, entre el fresco verdor del Parque Nacional Henri Pittier (el primero creado en el territorio nacional y reconocido internacionalmente por su biodiversidad) y las dilatadas aguas del Lago de Tacarigua o de Valencia (el mayor cuerpo natural de agua dulce y sin desagüe al mar en Venezuela y uno de los pocos de este tipo en el mundo), y distante una hora apenas del mar Caribe. También posee sitios, edificios e instituciones notables, vestigios de las múltiples intervenciones de que ha sido objeto a través del tiempo. Cuenta además con las particularidades de su historia y con manifestaciones culturales propias que afirman su identidad. Y tiene sobre todo a sus habitantes, diversos en sus gustos y expectativas, y acervo de anhelos y percepciones sobre el lugar donde conviven. Dicho acervo es desestimado con harta frecuencia por las administraciones de turno cuando más bien representan una valiosa fuente de información que debería orientar sus políticas y acciones públicas.

Solo así puede explicarse el hecho de que hasta la fecha la municipalidad de Girardot no haya repetido la experiencia de la Primera (y única) Gran Expo Maracay se planifica (ver Entrada del 03 de diciembre de 2011), y que el gobierno regional acostumbre divulgar por prensa los proyectos de intervención urbana junto con el anuncio del arranque inmediato de las obras. Nuestras apreciaciones y posibles aportes acerca de las bondades del proyecto que se presenta son de ese modo soslayados, a pesar de que somos nosotros, los habitantes de la ciudad, los sujetos fundamentales de su concepción y desarrollo.

Las consecuencias de ello están a la orden del día: edificaciones significativas que se derriban o se desvirtúan con anuencia de las autoridades (ver Entradas del 19 de abril y del 04 de mayo de 2015); monumentos nacionales y sitios de interés cultural condenados a desaparecer ante la desidia de sus entes tutelares (ver Entradas del 04 de junio de 2009 y del 12 de febrero de 2011); bienes que son "desincorporados" sin que se rinda cuenta pública sobre su paradero actual y su nuevo destino (ver Entrada del 14 de noviembre de 2014); espacios públicos renovados que no resultan del todo gratos por omisión de condiciones básicas para su pleno disfrute (ver Entrada del 26 de diciembre de 2015). 

Por otra parte, sería injusto dejar de reconocer aciertos como las rehabilitaciones de la Plaza Bolívar y del Teatro de la Ópera de Maracay, o como la restauración de la escultura del Cacique Maracay (ver Entradas del 15 de febrero, 24 de marzo y del 11 de octubre de 2015); pero acaso habrá que esperar aún el día en que tales aciertos pasen a constituir la regla y no la excepción de la misma.


La verdad verdadera es que, en medio de las vicisitudes cotidianas, los ciudadanos soñamos la ciudad a cada instante; la imaginamos y deseamos funcionando de otro modo u ofreciendo nuevos escenarios. Las imágenes y los deseos son tan múltiples y numerosos como numerosos y múltiples somos los que en ella moramos; pero estos difícilmente llegan a las instancias ejecutivas, digamos que por deficiencias en los sistemas y en los medios de comunicación e interacción. Los responsables de diseñar la ciudad deben pulsar las expectativas de sus habitantes y facilitar la existencia de un foro adecuado para recibir, considerar, sopesar, adoptar o rechazar lo que ellos tengan para proponer en beneficio de la misma, o bien para decir sobre cualquier intervención urbana que pretenda proyectarse. Se trata al fin y al cabo de ser consecuentes con el principio constitucional de la participación protagónica.


En espera de ese foro adecuado que se nos adeuda a los ciudadanos, me permito abrir la sección Soñar la Ciudad, que surge de la sentida necesidad de echar a volar ideas personales y ajenas sobre lo que nos gustaría ver y disfrutar en el lugar que compartimos... Quién sabe... ¡A ver dónde aterrizan! (... y en qué condiciones).

domingo, 10 de enero de 2016

Cementerio La Primavera de Maracay. Arte popular efímero: Exorno y colorido

                                                                                                
                                                                                      
                                                                                              A cien años de su creación


En la religión judía el color negro se encuentra asociado con la tristeza, mientras que el blanco es símbolo de alegría (Bodrodowski de Adaszko, 2006). El cristianismo, estrechamente vinculado en sus orígenes al judaísmo, conservó el contenido simbólico de esos colores, los cuales fueron por lógica determinantes en el claroscuro característico del ambiente funerario: si no el negro o el blanco puros, entonces el gris o, en extremo, los colores cálidos apagados.
                
Señala Cartay (2002) que en las costumbres luctuosas decimonónicas de la sociedad citadina venezolana, el negro era la expresión cromática por excelencia del dolor por la pérdida de un ser querido. Añade este autor que “no solo se expresaba el dolor en la indumentaria o en el comportamiento, sino además en la escenografía hogareña…. Los radios eran enmudecidos, la música y el baile eran proscritos…. Y los amos del muerto se encerraban en sus casas” (p.s/n.). El tono un tanto irónico del texto de Cartay es sin duda reflejo de los cambios de actitud y comportamiento que frente al hecho de la muerte (al menos de la muerte natural) han tenido lugar en los últimos ciento cincuenta años, y, particularmente, a partir de la segunda mitad del siglo XX.


Sobre la significación de estos cambios en relación con los cementerios, Acosta (2006) se refiere a las construcciones funerarias como manifestación dinámica de representaciones sociales en permanente transformación, y sus elementos constitutivos pueden ser sujeto de lectura y contextualización histórica para comprender los cambios culturales, reflejados en la simbología y en los ritos asociados a la misma.


Partiendo de la consideración de los cementerios como documento sobre la sociedad que los crea y utiliza, La Primavera muestra manifestaciones diversas que podrían ser producto de cambios en los valores sociales. Entre estos cambios se encuentran una posible percepción nueva acerca de lo luctuoso y un particular comportamiento derivado de dicha circunstancia. En efecto, en el cementerio maracayero toma cada vez mayor presencia un colorismo que, tal vez iniciado en la intervención del mobiliario (cruces, imágenes de bulto o floreros), ha venido conquistando el cuerpo entero del monumento funerario. [1]











Prácticamente todos los monumentos observados con este tipo de intervenciones son característicos de los sectores menos pudientes, los cuales de ordinario muestran mayor flexibilidad en lo que respecta a las convenciones sociales. No obstante, la evidencia del fenómeno en una tumba de factura más elaborada (revestimiento de granito; posible obra de empresa marmolista local) parece indicar que se trata de una manifestación en proceso de avance. 



Este colorismo pudo haber tenido su punto de partida en las licencias reservadas a las “almas puras” (vírgenes e infantes), en cuyo tratamiento funerario se admitía el blanco, y en el caso particular de niñas y niños, también el rosado, el azul o el amarillo, tal como puede observarse en las siguientes imágenes de tumbas infantiles, construidas hacia las décadas de 1950-1960.









Para los adultos, el ajedrezado blanco y verde, por ejemplo, o las baldosas en hormigón estampadas con motivos discretamente coloreados pudieron haber sido un primer paso hacia el colorismo. Luego, y frente a la necesidad de dar un mantenimiento económico al monumento del ser querido, la cubierta de pintura, al principio blanca, ampliaría su paleta cromática incluso hasta el rojo brillante. [2]





Los cambios perceptivos de lo luctuoso de la comunidad local se evidencian también en la ornamentación de los monumentos (exorno), en los cuales puede además apreciarse una estrecha relación deudo-difunto que en ocasiones llega a desdibujar la frontera entre la vida y la muerte. Ejemplo de ello son las ofrendas al ser querido fallecido, generalmente en ocasiones especiales (cumpleaños, día de difuntos, navidad u otra fecha conmemorativa o de celebración). 








La rica manifestación de la creatividad popular se evidencia también en la decoración de los monumentos mediante flores y coronas artificiales, lazos y otros objetos artesanales o comerciales. En La Primavera se ha observado una amplia variedad de ramilletes, guirnaldas y coronas elaborados con flores de “foami”, de masilla sintética, de plástico o latón recortado y pintado, de tela o de tapas metálicas de borde corrugado, a menudo trabajadas y dispuestas con sentido estético. [3]














El reciclaje y el ingenio se alían de este modo para economizar en gastos y para garantizar una prolijidad más duradera en las ofrendas; pero también con el objeto de elaborar la pérdida de una manera íntima y personal (Borges, 2005). 



NOTAS

[1] Las imágenes usadas en la presente entrada fueron tomadas por P.G.H.S. entre 2009 y 2010.

[2] Este fenómeno no es, desde luego, exclusivo de La Primavera, y ni siquiera del país. En el Cementerio Municipal de Coro (estado Falcón, Venezuela), puede apreciarse por ejemplo una excepcional manifestación de este género en la tumba de Eustacia Medina, fallecida el 04 de marzo de 1969.

Foto: P.G.H.S. (2009).

Olivas (2011) reseña que en el cementerio de San Francisco de Huambocancha (Cajamarca, Perú), fundado el 26 de mayo de 1942, "existen más de 300 entierros con lápidas y cruces talladas en piedra granito y cruces de madera". Y al respecto señala también lo siguiente: ..."Parece que al inicio, las cruces y lápidas sólo llevaban cincelado el nombre del difunto y la fecha de su fallecimiento, pero con el correr de los años los artesanos picapedreros del lugar comenzaron a aplicarles colores llamativos como para que los familiares puedan ubicarlos rápidamente y mantener un recuerdo menos lúgubre del ser querido" (s.n/p.). 

Foto extraída de Olivas (2011).

[3] Estas expresiones tampoco son distintivas de La Primavera y de Venezuela: en el cementerio de Père Lachaise de París puede observarse numerosas versiones en cerámica sobre el motivo de ofrenda floral. Es asimismo común su numerosa presencia sobre una misma sepultura.





Fotos: P.G.H.S. (2014).


A un costado de la tumba de Jim Morrison, el tronco de un árbol luce un tapiz multicolor de trozos de goma de mascar que pegan los jóvenes visitantes en contestatario tributo a la estrella del rock, y tal vez como constancia de su paso por el más popular de los monumentos funerarios de este cementerio.


Fotos: P.G.H.S. (2014).



FUENTES

Acosta, M. (2006). La dinámica de la simbología funeraria: Transformaciones materiales en el cementerio judío de Linniers. Acervo [Revista en línea], 5(1), 42-55. Disponible:   www.acervohistoricozulia.com/descargas/acervo_rev1-vol5.pdf 

Bodrodowski de Adaszko, S. (2006). Historia, rituales religiosos, costumbres, leyendas y  preceptos en los entierros judíos. Acervo [Revista en línea], 5(1), 56-72. Disponible:     www.acervohistoricozulia.com/descargas/acervo_rev1-vol5.pdf 

Borges, M. E. (2005). Expresiones de cuño popular en cementerios brasileños [Artículo en línea]. Disponible: http://artefunerariabrasil.com.br/admin/upload/artigos/expressiones%20de%20cuno%20popular.pdf

Cartay, R. La Muerte. (2002). Fermentum, 12(34), 447-470.

Olivas, M. (2011, Noviembre 01). Para Las Almitas, La Casa Más Bonita. Revista Anubis [Versión digital]. Disponible: https://revistaanubis.wordpress.com/2011/11/01/para-las-almitas-la-casa-mas-bonita/#more-184    

sábado, 26 de diciembre de 2015

El rescate y valorización de espacios públicos: la plaza Parque Bicentenario


Dos años después de haber sido cerrada al paso peatonal para ser sometida a trabajos de rehabilitación, y con una inversión de 114 millones de bolívares (aprox. US$ 570 mil, a la tasa SIMADI vigente), el pasado 11 de noviembre se oficializó la reapertura de la plaza Parque Bicentenario, ubicada en pleno centro, diagonal a la Catedral y frente al costado norte de la plaza Girardot, núcleo histórico de la ciudad.






Dicho espacio abarca una manzana (aprox. 100mx100m), definida por la calle Santos Michelena al norte, la avenida Bolívar al sur, la calle Mariño al este y la calle Soublette al oeste, todas ellas vías primigenias de Maracay. Hasta la década de 1960 estuvo ocupada por casas que databan de tiempos coloniales y republicanos [1].

Vista aérea del centro histórico de Maracay en 1922. La flecha indica la ubicación de la manzana, entonces ocupada por inmuebles, donde hoy día se ubica la plaza Parque Bicentenario (foto extraída de Botello 2007). Como dato curioso, Botello señala que esta es la primera fotografía aérea de la ciudad, tomada desde un avión Caudrón G-4.


La transformación, hacia 1966, de la estrecha calle Bolívar (antigua calle real) en avenida (vía de dos direcciones y de dos canales por dirección) implicó la demolición de numerosos inmuebles a todo lo largo de su recorrido de este a oeste de la ciudad. Cayeron entre ellas -y en el sitio que ahora nos concierne- las casonas que fueran sedes de la Casa de Gobierno -donde funcionó el Despacho del general Juan Vicente Gómez (http://www.biografiasyvidas.com/biografia/g/gomez_juan.htm)- en la esquina sureste (Ave. Bolívar con calle Mariño), y de Correos y telégrafos, en la esquina suroeste (Ave.Bolívar con calle Soublette). Más tarde fueron corriendo igual suerte el resto de las edificaciones que conformaban la manzana, incluida la que fuera residencia maracayera del general José Antonio Páez, vecina a la Casa de Gobierno por la calle Mariño (http://www.biografiasyvidas.com/biografia/p/paez.htm).[2]


Perspectivas en sentido este-oeste (foto superior) y sur-norte (foto inferior) desde la esquina sureste (cruce de la vieja calle Bolívar con calle Mariño y frente a la plaza Girardot) de la manzana que hoy ocupa la plaza Parque Bicentenario (¿décadas 1920-1930?). En primer plano de ambas imágenes se aprecia la Casa de Gobierno. Fotos extraídas de la página FB "Maracay: Solo su pasado histórico" y subida por G. Valero (superior) y M. Figuera (inferior).


Esquina suroeste (cruce de la vieja calle Bolívar con calle Soublette y frente a la plaza Girardot) de la manzana que hoy ocupa la plaza Parque Bicentenario (¿década 1930?). La fotografía, extraída de la página FB "Maracay: Solo su pasado histórico" y subida por G. Valero, muestra la edificación que fuera sede de Correos y telégrafos.


Perspectiva en sentido oeste-este de la misma manzana, sobre la vieja calle Bolívar (1924). Foto extraída de la página FB "Maracay: Solo su pasado histórico" y subida por R. Rodríguez.



Perspectiva en sentido norte-sur desde la esquina noreste (cruce de la calle Mariño con calle Santos Michelena) de la manzana que hoy ocupa la plaza Parque Bicentenario, en la década 1920 (lado derecho de la imagen). Al fondo se divisan la torre de la Catedral y el follaje de los árboles de la plaza Girardot). Foto extraída de la página FB "Maracay: Solo su pasado histórico" y subida por G. Valero el 13 de diciembre de 2008.


Vista aérea del centro histórico de Maracay, captada desde el vecino cerro El Calvario por Víctor Maldonado, hacia 1912 (Foto extraída de Botello 2007). Puede percibirse apenas la delimitación norte de la manzana donde hoy día se ubica la plaza Parque Bicentenario (línea horizontal clara al centro de la imagen). 


Perspectiva en sentido este-oeste de la intersección de las calles Santos Michelena y Mariño (¿década de 1950?). Destaca la casa de doña Dolores Amelia (que fuera vivienda de la familia Gómez Núñez), actualmente todavía en pie, y cuya fachada principal da frente a la manzana que hoy ocupa la plaza Parque Bicentenario. Esta casa es considerada muestra significativa de la arquitectura de principios del siglo XX en Venezuela tanto por su diseño como por la calidad de su ornamento (IPC, 2006). Foto extraída de la página FB "Maracay: Solo su pasado histórico" y subida por G. Valero.


Ya definitivamente despejado el sitio de inmuebles y de los árboles que subsistían de los viejos patios, se desarrolla allí una plaza según diseño del arquitecto Gustavo Niño, la cual se inaugura en 1983, año bicentenario del nacimiento de Simón Bolívar.

La plaza contaba entonces con amplias jardineras armónica y estratégicamente distribuidas. Las internas contaban con asientos adosados y estaban coronadas de tridilosas para sostener plantas trepadoras que aportaran sombra natural al entorno. Las jardineras que rodeaban la plaza fungían de cerco protector y de dispositivo regulador de la circulación por dicho espacio público. En el centro de su mitad norte, una gran fuente ornamental de poderoso surtidor se unía al verde vegetal para contribuir entre ambos a aportar una agradable sensación climática. Al costado suroeste se desarrollaba un pequeño anfiteatro -también con cubierta de tridilosas- cuyas gradas bajaban hasta el primer sótano que también servía de estacionamiento.Un segundo sótano ampliaba el aforo de vehículos en un sector de la ciudad con escasa oferta de sitios regulares de aparcamiento.

Emblemática fotografía de la Plaza Parque Bicentenario recién inaugurada (década de 1980), extraída de la página FB Maracay: Solo su pasado histórico, subida por G. Valero el 05 de enero de 2014.

Interesante composición de fotos aéreas donde puede observarse, al extremo derecho de las mismas y de abajo hacia arriba, tres momentos de transformación de la manzana ocupada hoy día por la plaza Parque Bicentenario. La foto inferior (¿décadas de 1920-1930?) muestra la manzana ocupada enteramente por diversas casonas y sus patios respectivos; en la foto intermedia se observa el referido espacio ocupado por la plaza, entonces en proceso de construcción (década de 1980), y en la foto superior, la plaza ya culminada. Imagen extraída de la página FB Maracay: Solo su pasado histórico, subida por M. Figuera el 03 de diciembre de 2013.


En 1989 se concluyó el Estudio del Plan Especial del Área Central de Maracay, realizado por la arq. Gladys Brando C. por cuenta del entonces Ministerio de Desarrollo Urbano-MINDUR, "a fin de mejorar las condiciones físicas, ambientales, perceptuales y espaciales [de la ciudad] y así brindar a sus habitantes un contexto urbano más humano"  (MINDUR, s.f), En dicho estudio la plaza Parque Bicentenario es incluída, junto con la Casa de doña Dolores Amelia, como elemento de integración visual y espacial entre la plaza Girardot al sur y el cerro El Calvario al norte, como parte de uno de los objetivos perseguidos por el Plan: la rehabilitación de los elementos arquitectónicos de valor histórico, cultural y ambiental (idem).


Hasta la fecha, dicho objetivo no ha dado sus frutos aun cuando, en el transcurso de casi tres décadas, diversas administraciones estatales y municipales han realizado intervenciones en cada uno de los espacios considerados, aunque sin respetar la visión de conjunto originaria: la plaza Girardot en 2005, la Casa de doña Dolores Amelia en 2007, el cerro El Calvario (ladera norte) en 2008 y la plaza Parque Bicentenario
en 2015. El consecuente resultado de estas acciones aisladas ha sido hasta el momento un conjunto de elementos urbanos inconexos y prácticamente carentes de apropiación y de sentido de pertenencia por parte de la ciudadanía.


Con el tiempo, la fuente de agua dejó de funcionar, las plantas de las jardineras se marchitaron, el anfiteatro fue ocupado por un expendio de comida y licores, la circulación peatonal se vio obstaculizada por el ir y venir de vehículos infantiles de alquiler, y en el perímetro de la plaza se reprodujeron como hongos improvisados locales para el comercio informal. "Flor de un día", llegó a catalogarla el historiador Oldman Botello, Cronista Oficial de Maracay (Botello 2007, p.272).




Imágenes del abandono que ofrecía la plaza antes de su reciente recuperación. Fotos extraídas de la página FB Maracay: Solo su pasado histórico y subidas por W. Fuentes el (19 de julio de 2013), A. De Jesús (04 de enero de 2014) y J. Romero el (10 de abril de 2015).


El 27 de noviembre de 2013 Tarek El Aissami, gobernador de la entidad, presentó oficialmente el "Proyecto de Rehabilitación Integral de la Plaza Parque Bicentenario", en el marco del Plan Ciudad Jardín, que persigue la recuperación de espacios públicos con vista a la transformación del casco histórico de la ciudad (Presentan proyecto, 2013). El Aissami indicó que se preveía la culminación del proyecto para mayo de 2014, con una inversión de 43 millones de bolívares. Añadió asimismo el mandatario regional, lo siguiente:

..."la primera fase consiste en la parte superficial y la segunda va referida en la intervención de los dos pisos de sótano, para colocar en funcionamiento de forma digna los puestos de estacionamiento.  
La obra tendrá una extensión de 13.000 metros cuadrados que tendrá al servicio del pueblo maracayero una plaza cívica, Museo de Sitio, Anfiteatro -Sala de Arte y Ensayo, Librería- Café; cubierta de sombra para actividades de actos públicos, espectáculos y ferias; 6.500 M2 de sombra natural, estaciones de juegos infantiles, fuente interactiva de luz y agua; práctica de deportes y arte urbano, oficinas de pago de servicios públicos, comercios, baños públicos, 452 puestos de estacionamiento y mantenimiento" (idem).


El lapso de culminación de la primera fase de la plaza se prolongó hasta finales de 2015 e implicó una inversión casi tres veces superior a la prevista. En el acto de inauguración, El Aissami informó que la recuperación del espacio que se entregaba al público, de casi 10 mil metros cuadrados, "se suma al patrimonio cultural urbanístico que estamos rescatando aquí en Maracay, [para convertirla] de nuevo en la Ciudad Jardín de Venezuela". Señaló el gobernador que "la rehabilitación, restauración y modernización de esta obra que recobra la vistosidad del casco central de la ciudad.... consistió en la nivelación en concreto de toda la superficie, colocación de porcelanato al piso, 343 metros lineales de barandas y pasamanos de acero inoxidable, plantación de árboles, construcción de 36 bancos de concreto y granito, instalación de ochos paraguas invertidos, 36 postes ornamentales y 72 luminarias LED y el replanteamiento del sistema eléctrico e instalación de una fuente interactiva.... [la cual] es de las más grandes de América Latina, y tiene un sistema de purificación de agua que podrá permitir que los niños y niñas jueguen dentro de la fuente" (Castellanos y Pérez, 2015). Añadió que habrá custodia permanente con la Guardia del pueblo "para garantizar la seguridad integral de la plaza y del perímetro de este espacio", y culminó anunciando que en la segunda etapa "se recuperará primero el anfiteatro de la plaza.... y un área de servicio, junto a una feria de comida (...) También iniciaremos, Dios mediante, en el primer trimestre del año 2016, la intervención y restauración de la plaza Girardot [así como] un proyecto para la restauración del Museo Arqueológico de Maracay. Todo esto es un compromiso que tenemos con Maracay" (idem).

Tal vez -esperemos- el desarrollo de estos proyectos por parte de una misma administración pueda traducirse en la integración visual y espacial de este sector de la ciudad retomando el sentido del estudio realizado para Mindur en 1989.


Preciso es decir que este espacio público resulta poco grato a los usuarios durante el día debido a la implacable radiación solar, cuya incidencia no logran aplacar los escasos y angostos "paraguas invertidos" en espera de la benefactora sombra natural que en un futuro (no tan cercano) se espera de los árboles sembrados alrededor de la plaza, algunos de cuyos ejemplares no parecen indicados para cumplir tan necesaria y urgida misión (la pata de vaca y el urape por su bajo porte y escasa cobertura foliar, y el apamate por su alta susceptibilidad al monóxido de carbono). El efecto reflectante del piso y la inactividad de la fuente en horas de alta intensidad lumínica tampoco favorecen la permanencia en el lugar y el pleno disfrute del renovado espacio. Por otra parte, se hace imprescindible una actividad continua de concienciación ciudadana por parte de la guardia del pueblo y de Fundaragua -órganos designados para la seguridad y para la salvaguarda de la plaza- a fin de reducir los riesgos de deterioro de las instalaciones, en particular de la fuente, cuya superficie no es siempre respetada por los transeúntes a pesar de los avisos de advertencia expresamente dispuestos en sus alrededores.





Fotos P.G.H.S., 30 de noviembre de 2015, 10:30 a.m.


En la página Web skyscrapercity.com se muestran detalles preliminares del proyecto de "Rehabilitación integral de la plaza Parque Bicentenario" elaborado por la firma Sanoja Arquitectura, entre los cuales hay diversas ilustraciones sobre el resultado esperado, que ofrecen la ilusión de un entorno agradable desde el punto de vista del confort climático (http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1848193). En ello contribuye -aparte de los árboles circundantes y de la fuente interactiva- la imponente presencia de una cubierta protectora sobre buena parte de la superficie de la plaza. Los paraguas invertidos parecen concebidos aquí como elementos básicamente ornamentales, que apenas habrían de aliviar, sin mayores pretensiones, el rigor solar en algunos puntos del área desprotegida, tal vez destinados a la localización de asientos.  La ausencia de la gran cubierta propuesta inicialmente sobre el espacio recién inaugurado (cuyas probables razones son sugeridas en comentarios realizados en el referido sitio web) constituye un handicap respecto del efecto final que sin duda habrían deseado los proyectistas de la obra.  



Fotos extraídas de la página Web skyscrapers.com y subidas por ZerOne el 31 de agosto de 2015.


NOTAS

[1] En América Latina los movimientos de emancipación de la corona española experimentaron particular fuerza y expansión en 1810, pero la independencia se concretó varios años después y tras cruentas batallas. En Venezuela, la Primera República fue proclamada el 19 de abril de 1810 y tuvo vigencia hasta el 25 de julio de 1812. La independencia fue declarada el 5 de julio de 1811, pero debió esperar hasta 1823, luego del triunfo patriota en la Batalla Naval del Lago de Maracaibo, el 24de julio de ese año: "El día 5 de agosto [de 1823], el último oficial al servicio del Rey de España abandonó territorio venezolano. La libertad de Venezuela estaba definitivamente decidida" (https://es.wikipedia.org/wiki/Independencia_de_Venezuela).

[2] Al respecto, Cordero Velásquez (1997) ofrece una visión personal -y un tanto audaz- recogiendo lo que ha sido por mucho tiempo una especie de leyenda urbana, esto es, la supuesta existencia de botijas de morocotas [http://www.monedasdevenezuela.net/articulos/morocota-no-es-venezolana/] que permanecerían escondidas en alguna de las numerosas posesiones que dejara a su muerte el general Gómez: "La especie de que unos tesoros ocultos de Gómez fueran enterrados en una de sus casas de Maracay se puso de moda y a ello debemos la desaparición de esos inmuebles (...) De la versión de las botijuelas ocultas iban a ocuparse ahora los ministros de Obras Públicas y algunos gobernadores del Estado Aragua, varios de los cuales hacen demoler cuanta casa maracayera descubren como propiedades de Gómez. A espaldas incluso de sus magistrados regionales, lo hacen otros altos funcionarios.... Más tarde entrarían en acción planes más eficaces de remodelación. Pérez Segnini al construir la Avenida Bolívar ordenó demoler "la presidencial", sobre cuya manzana fue edificada una plaza y un estacionamiento subterráneo como prueba irrefutable de que seguían buscando las tan ansiadas botijuelas" (pp.128 y 142).


FUENTES

Botello, O. (2007). Toponimia antigua de Maracay: Calles, plazas, esquinas, casas, sitios. Maracay: Publicaciones del Concejo Municipal de Girardot.

Castellanos, M. y Pérez, A. (2015, Noviembre 12). Gobernador El Aissami reinauguró la Plaza Parque Bicentenario. Ciudad Mcy. Disponible: http://www.ciudadmcy.info.ve/index.php/aragua-2/7123-gobernador-el-aissami-reinauguro-la-plaza-parque-bicentenario

Cordero Velásquez, L. (1997). Maracay: La meca del gomecismo. Caracas: autor.

Instituto del Patrimonio Cultural-IPC. (2006). Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano: Municipios Girardot y Francisco Linares Alcántara, estado Aragua. Región Centro Oriente: AR 03-17. Caracas: IPC.

Ministero del Desarrollo Urbano- MINDUR. (s.f.). Maracay: Renovación Urbana. [Desplegable informativo elaborado por la Dirección de Planes Especiales de MINDUR].

Ontiveros, J. (2015, Noviembre 09). Jornada de limpieza en la Plaza Bicentenaria. El Aragüeño. Disponible: http://elaragueno.com.ve/jornada-de-limpieza-en-la-plaza-bicentenaria/

Otaiza, R. (2015, Noviembre 11). Primer trimestre de 2016 vendrá acompañado con obras de envergadura. El Aragüeño. Disponible: http://elaragueno.com.ve/primer-trimestre-de-2016-vendra-acompanado-con-obras-de-envergadura/

Plaza Parque Bicentenario será un nuevo espacio para los aragüeños. (2015, Septiembre 03). El Aragüeño. Disponible: http://elaragueno.com.ve/plaza-parque-bicentenario-sera-un-nuevo-espacio-para-los-araguenos/

Plaza Bicentenaria será referencia a nivel nacional. (2015, Agosto 14). El Aragüeño. Disponible: http://elaragueno.com.ve/plaza-bicentenaria-sera-referencia-a-nivel-nacional/

Plaza Bicentenaria abre hoy sus puertas. (2015, Noviembre 11). El Aragüeño. Disponible: http://elaragueno.com.ve/plaza-bicentenaria-abre-hoy-sus-puertas/
cy.info.ve/index.php/aragua-2/7123-gobernador-el-aissami-reinauguro-la-plaza-parque-bicentenario

Presentan proyecto Plaza Parque Bicentenario. (2013, Noviembre 29). Disponible: http://prensaelvictoriano.blogspot.com/2013/11/presentan-proyecto-plaza-parque.html

Recuperada la Plaza Parque Bicentenario de Maracay para los aragüeños. ( 2015, Noviembre 09). Correo del Orinoco. Disponible: http://www.correodelorinoco.gob.ve/impacto/recuperada-plaza-parque-bicentenario-maracay-para-araguenos/

Rehabilitación integral de la Plaza Parque Bicentenario. (2015, Agosto 31). [Algunos detalles del proyecto elaborado por la firma Sanoja Arquitectura para el Gobierno de Aragua y la Alcaldía de Girardot]. Disponible: http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1848193


ACTUALIZACIÓN INFORMATIVA

Obras de modernización del casco histórico de Maracay se consolidaron este 2015. (2015, Diciembre 28). El Aragüeño [Versión digital]. Disponible: http://elaragueno.com.ve/obras-de-modernizacion-del-casco-historico-de-maracay-se-consolidaron-este-2015/

Foto: El Aragëño, 28 de diciembre de 2015.

Plaza Parque Bicentenario recibe a visitantes en la época de Navidad. (2015, Diciembre 22). [Noticia en Telearagua replicada en Ciudad Mcy el 05 de enero en 2016 en la sección Tweets]. Disponible: http://youtu.be/OcgGQr__g3s