Follow by Email

domingo, 16 de agosto de 2015

Cementerio La Primavera de Maracay: Símbolos religiosos y societales

                                                                           
                                                              En el año centenario de su inauguración


Además del catolicismo, otras manifestaciones de fe y corrientes de pensamiento tienen cabida en La Primavera, y es posible presumir la pertenencia de una persona difunta a una religión o sociedad determinadas mediante signos, símbolos y alegorías característicos de éstas. Conviene advertir que no siempre la relación símbolo-pertenencia es simple y directa. A veces sólo es posible adelantar conjeturas al respecto mediante indicios –por lo demás disímiles y de insuficiente consistencia- como el apellido del difunto o difunta, el idioma utilizado en la lápida, o la cercanía a sepulturas con características similares en un lugar específico del cementerio. Este tercer aspecto deja por cierto sobre el tapete un interesante tema de investigación sobre eventuales tendencias de apartamiento, bien sea por parte de la administración del cementerio, bien por parte de las instituciones de pertenencia de la persona fallecida, o bien por parte de esta última, en virtud de una previa disposición expresa y voluntaria.




La lápida en la cruz a la cabecera de la sepultura de H.W. Mc Cluskey, ya comentada en la entrada del 02 de abril de 2015 (Arte funeraria. La colección de obras iconográficas: Cruz y crucifijo II), muestra la inscripción: “H. W. Mc. CLUSKEY / BORN ROCHESTER N.Y. / 16-3-1890 / DIED-11-6-1953”. [1]




Próxima a esta sepultura se encuentra la tumba de Hubert Herich, en cuya lápida hay grabada una cruz y la inscripción: “HIER RUHT IN GOTTES / HAND MEIN LIEBER SOHN / UND BRUDER / HUBERT HERICH / GEB. 15.9.1936 / GEST. 6.6.1954 / RUHE SANFT! / MUTTER UND / GESCHWISTER”.[2] 




Sin dejar de considerar la contemporaneidad de las fechas de deceso de ambos difuntos como causa probable de coincidencia en el sector de enterramiento, los apellidos, los idiomas utilizados y la presencia de una cruz en lugar de un crucifijo hacen pensar en que los mismos habrían haber profesado el cristianismo protestante.



Más evidente es sin duda la presencia de la cruz de ocho brazos en algunas sepulturas, lo cual denota la pertenencia de las personas fallecidas a la iglesia ortodoxa. Sobre este tipo de cruz y su significado, la organización El Arca de Noé (La cruz ortodoxa, s.f., p. s/n) informa lo siguiente:




        La más difundida en la Ortodoxia es la cruz de ocho brazos, que recibe también el nombre de crucifijo. Sobre el eje central (vertical) se encuentran tres travesaños horizontales. El mediano es grande, para las manos del Cristo crucificado. El travesaño horizontal superior recuerda la tablilla con la inscripción “Jesús Nazareno, Rey de los Judíos”…. En la tradición ortodoxa, los pies de Cristo no están atravesados por un solo clavo, como en la católica, sino con dos clavos: uno por cada pie…. El travesaño horizontal inferior es para los pies del Crucificado. Uno de sus extremos está un poco alzado: muestra el cielo, hacia el cual se dirigió el Buen Ladrón crucificado junto a Cristo. El otro extremo, en cambio, se dirige hacia abajo: hacia el infierno, el lugar destinado al otro ladrón, que no se arrepintió.

En La Primavera, la imagen de la cruz ortodoxa se ha encontrado en herrería artística de soldadura, en cemento o en granito artificial como la que preside la sepultura de Miguel Kudrin (+30-07-1964) y Jegor Reprinzew (+09-09-1979).





La estrella de seis puntas (hexagrama) o Estrella de David constituye por su parte el símbolo del judaísmo más conocido y difundido, aun cuando no es consustancial con dicha fe como lo son el candelabro de siete brazos (menorah), el León de Judá, el cuerno de carnero (shofar) y las ramas de palma (lulav). El portal de la organización Iglesia de Dios-Israelita informa sobre su particular evolución hasta llegar a convertirse en el símbolo de la nación judía; pero al propósito de este estudio, interesa por lo pronto destacar lo siguiente:

Aunque actualmente es el más común y universalmente reconocido símbolo del judaísmo y la identidad judía, tanto dentro como fuera de la comunidad judía, solo ha logrado esta posición en los últimos doscientos años…. Durante la Emancipación, los judíos necesitaron un símbolo del judaísmo equivalente a la cruz, el símbolo universal de la cristiandad…. La Estrella de David satisfizo al Sionismo: era un símbolo que había alcanzado amplia circulación entre las comunidades judías pero al mismo tiempo no provocaba asociaciones religiosas definidas. Los no judíos la consideraron representación no solo de la corriente sionista en el judaísmo, sino también del judaísmo como un todo (La Estrella de David, s.f., p. s/n).


En la Primavera, la Estrella de David se observa con frecuencia sobre las tumbas ubicadas -salvo casos excepcionales-[3] en los dos apartamientos judíos que se localizan en este cementerio, los cuales fueron ya descritos en las entradas del 06 de septiembre de 2011, del 02 de octubre de 2011 y del 10 de octubre de 2011 (Apartamientos judíos en el cementerio “La Primavera” de Maracay I, II y III, respectivamente). También se encuentra emplazado el hexagrama en sitios visibles de dichos apartamientos, como las puertas de acceso de ambos y el techo del pórtico del más reciente, evidenciando la religión a la cual están adscritos.







También se ha encontrado en La Primavera monumentos con símbolos y alegorías característicos de ciertas sociedades o instituciones de corrientes de pensamiento como la masonería y el espiritismo, las cuales, en algún momento de su historia, han sido estigmatizadas por la iglesia católica (Rivero, s.f), con prohibición expresa a los católicos de practicarlas, e incluso de enterrar a sus seguidores en cementerios de esta religión. 


La presencia del sello distintivo de la Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal en las estelas que encabezan las tumbas de Lucrecia Guevara, fallecida en 1970 y de José Robles (fallecido en 1974), indica la probable adhesión de estas personas a los principios de dicha institución.




La Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal fue fundada el 20 de septiembre de 1911 en Buenos Aires (Argentina) por el vasco Joaquín Trincado y llegó a tener mucho éxito en México y en otros países de Latinoamérica. Según su propio fundador, esta institución no tiene credo político ni nacionalidad particular. Es de doctrina universal y por tanto antirreligiosa. Aunque respeta las constituciones de Estado, se opone a todo lo que coarte la “verdadera libertad” de hombres y pensamientos. Es iconoclasta y no requiere templos ni ritos para adorar al “Creador”. Su objetivo es “fraternizar a la humanidad en la Comuna de Amor y Ley” (Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal, 2006, p. s/n).



Con mayor frecuencia es posible encontrar monumentos funerarios que ostentan claramente signos, símbolos o alegorías propios de la masonería. Otros apenas muestran indicios que, por lo general, no llegan a constituir evidencia suficiente para asegurar una posible adhesión del difunto o difunta a esta doctrina, denominada también Francmasonería. Esta sociedad es definida como una “Institución filantrópica, filosófica y progresiva que tiene por objeto el ejercicio de la beneficencia, el estudio de la Moral Universal, el análisis de las ciencias y la práctica de todas las Virtudes” (Ferriz Olivares, 1963, p. 17). Se proclama como no religiosa ni política; respeta las creencias particulares y admite todas las formas de pensamiento, de manera que es posible encontrar dentro de la masonería judíos, católicos o evangélicos (Mercader, 2008).


La tumba donde yacen los restos de Juan Antonio Angulo Paúl (fallecido en 1961) tiene por cabecera una columna truncada, elemento arquitectónico por excelencia, cuyo contenido simbólico ya ha sido comentado, y que, por sí solo, no tendría por qué revelar la membresía masónica del difunto (ver entrada del 30-05-2015: Arte Funeraria: Otras Representaciones Alegóricas, Sígnicas y Simbólicas). La lápida, en cambio, revela sin duda la profesión de la masonería por parte del mencionado difunto, tanto por el contenido expreso del texto como por el uso de los tres puntos en ángulo recto (.:) característicos en la grafía de dicha sociedad: "AL.: G.: D.: C.: A.: D.: U.:/ LA R.: L.: S.:/ DIGNIDAD HUMANA 149/ AL D[?].: H.: JUAN ANTONIO/ ANGULO/ PAUL/ MASON/ PROFESOR EJEMPLAR/ *16-3-1907/ +1-3-1961". Mercader indica que este símbolo representa la perfección absoluta (Dios u Orden Superior del Universo) y encierra dos tríos de conceptos: (a) libertad, igualdad y fraternidad, y (b) amor, voluntad e inteligencia.




Mercader señala además el pavimento ajedrezado, o disposición alternada de baldosas blancas y negras, como el símbolo masónico más utilizado en el Cementerio Judío de Coro, objeto de su análisis, y lo vincula a la objetividad, a la interacción de energías opuestas y a las coordenadas que establecen el encuadre del mundo y de las cosas que éste incluye.


En La Primavera también se observa monumentos diversos revestidos con baldosas a dos colores dispuestas en forma alternada. A veces el azul o el verde sustituyen el negro, lo que hace pensar en la posibilidad de que algunos pavimentos ajedrezados tengan fines meramente decorativos, incluyendo casos en los que sea el negro el color presente. Por tal razón conviene manejar con cautela el ajedrezado como símbolo, al menos en lo que respecta al cementerio maracayero. En tal sentido, se reitera la conveniencia de considerar otros indicios, patentes o no, que permitan señalar con cierto fundamento la posibilidad de que la presencia de un pavimento ajedrezado en un monumento determinado esté relacionada con la masonería. Algunos de esos indicios están vinculados a nociones simbólicas características de dicha institución, como el templo de Salomón, la piedra bruta y el Logos creativo. El Logos creativo se relaciona con la placa pectoral llevada por los altos sacerdotes de Israel (tres piezas ajedrezadas de 9, 16 y 25 cuadros respectivamente), así como con el número 144,  valor asociado a su vez con Dios y la eternidad (Ferriz Olivares, op. cit.). Del número 144 deriva, por sumatoria de sus componentes, el número 9, “cifra de la generación, de la simiente y de la reencarnación” (ídem, p. 85).


La plataforma del coronel Alfredo Gámez (fallecido en 1943) conserva un pavimento ajedrezado sólo en su mitad occidental. Sin embargo, considerando el tamaño de las baldosas originales (0,15 x 0,15 m.), así como el área total de la plataforma, se ha podido determinar que este monumento contó con un pavimento de 144 baldosas.



Si a este resultado –que por lo demás podría ser casual- se agrega el hecho de que la plataforma tiene por cabecera una columna trunca (elemento también presente sobre la ya comentada sepultura del masón Juan Angulo Paúl), cabe la posibilidad de que al menos una de las personas que allí yacen habría profesado la masonería.



La simbología del templo de Salomón se observa de manera evidente en la tumba de los hermanos Néstor y Héctor Arias Anexi, fallecidos jóvenes y probablemente en forma trágica, en 1932 y 1933, respectivamente. Esta obra, de creación original y realizada en piedra artificial, consiste en dos pilares paralelos que sostienen una enorme hélice de avión. El pilar de la izquierda (occidental) lleva grabada la letra “J”, mientras que el pilar de la derecha (oriental) ostenta la letra “B”.



Sobre el simbolismo del Templo, en Ferriz Olivares también puede leerse:

        Dice la Biblia que Hiram fabricó dos columnas en bronce (I Reyes VII-15): “Él levantó las columnas en el pórtico del Templo, y cuando hubo levantado la columna de la derecha la llamó Jakin, después levantó la columna de la izquierda y la llamó Boaz” (VII-21)…. Esas dos columnas están colocadas a la entrada del templo masónico. En una [columna de la Luna, polo negativo, Filosofía, Iniciación oriental] está inscrita la letra B, en la otra [columna del Sol, polo positivo, Ciencia, enseñanza Occidental] la letra J; la de la izquierda corresponde al pasivo y la de la derecha al activo, es el mundo de la dualidad; en cuanto al altar que ocupa el fondo del templo representa el Principio, o mejor, la Unidad Principal (p. 161).

A ello agrega Arola (1986) que “al entrar en el templo se consuma la unión de los dos contrarios y por lo tanto el hombre se vuelve completo, vuelve al origen, al andrógino” (p. 124).




Otro monumento (s.i., s.f), muestra el mismo motivo del templo de Salomón, aunque en una versión diferente: dos columnas paralelas en la cabecera, sin inscripción alguna ni diferencias aparentes, sostienen cada cual una esfera. Según el simbolismo masónico, dichas esferas "contenían todos los mapas y cartas de las esferas celeste y terrestre y los archivos, constituciones y secretos de la Masonería” (Figueroa, Albariño, Gutiérrez, Goldin y Pagés, 2006, p. 108). Este monumento presenta además un pavimento ajedrezado de 36 baldosas, valor numérico cuyos componentes suman 9 (3 + 6).




En el apartamiento judío más antiguo en La Primavera es en tanto posible observar dos tumbas -de las cuales se muestra la de Salomón Tremboula- con pavimento ajedrezado de 96 cuadros, valor cuyos componentes suman 6 (9 + 6 = 15 : 1 + 5 = 6).


No parece conveniente adelantar lucubraciones numerológicas al respecto: si hubiera que buscar una explicación a la presencia del pavimento ajedrezado en estas tumbas -y en ausencia de indicios más concretos que sugieran una filiación masónica- baste por ahora pensar en una posible alusión a la placa pectoral de los altos sacerdotes de Israel, de la cual se ha hecho mención en párrafos anteriores.

Del mismo modo debe reportarse la presencia en el cementerio de otros varios monumentos funerarios con pavimento ajedrezado en blanco y negro que no cumplen con la sumatoria de 9, número que, por lo demás, necesario es recalcarlo, no deja de ser hipotético en su condición de probable indicador de membresía masónica. Por otra parte, aun cuando no se perciba en tales monumentos ningún otro indicio que sugiera pertenencia a la masonería, tampoco puede descartarse del todo dicha posibilidad, lo cual deja abierto otro tema de interés investigativo.




Son también frecuentes en este cementerio los monumentos que ostentan la figura del avión, lo cual resulta lógico por ser la capital aragüeña la cuna de la aviación militar en Venezuela y la sede de la Escuela de Aviación Militar, fundada en 1920. Esta figura se manifiesta en forma variada, unas veces en pleno vuelo pero en trance fatal, otras veces posada estática sobre tierra, y otras sólo de manera sugerida mediante la presencia de una hélice. En todos los casos se relaciona con la muerte trágica y temprana. La figura del avión en trance fatal se observa en varias lápidas, y entre ellas es ilustrativa la correspondiente a la sepultura de Edgar Medina Briceño (fallecido en 1944), en la cual es mostrada la dramática imagen de una aeronave en llamas impactando en tierra.




En las estelas funerarias de los hermanos Arias Anexi (ya comentada en párrafos anteriores) y del capitán Jesús Zafrané se recurre a la imagen de una hélice (la parte por el todo) para hacer referencia a la causa de muerte dentro del discurso figurativo que dichas estelas pretenden comunicar. La evidencia de tal causa no es sin embargo soslayada desde que dicho componente es sostenido en la cúspide del monumento bien mediante un par de pilares, bien mediante una pareja de plañideras.



La escultura de un avión a pequeña escala (0,53 m. x 1,00 m. x 0.85 m.) sobre un pedestal de 1,20 m. de altura sirve por su parte de cabecera a la tumba del sargento Juan Sifontes Hernández, fallecido trágicamente a los diecinueve años de edad en 1950.


Elaborada en cemento armado y hierro e intervenida con pintura blanca y negra, esta obra, a diferencia de otras figuras de avión registradas en La Primavera, parece aludir más a la profesión del difunto que a la causa de su muerte, indicada de manera expresa en el epitafio sobre la lápida que descansa al pie del pedestal:  “SARGENTO/ TÉCNICO DE/ AVIACIÓN/ JUAN SIFONTES/ HERNÁNDEZ/ NACIO EN RIO/ CHICO/ EL 18-11-30/ Y MURIO TRAGI/ CAMENTE EN/ MARACAY EL/ 21-3-50 RDO DE/ SUS PADRES/ Y DE SU NOVIA”.







Se ha registrado en este cementerio contadas sepulturas con signos árabes o chinos que denotan al menos la pertenencia de los difuntos correspondientes a cada una de esas colonias. 








Solo en el caso de los signos árabes ha sido posible hallar indicios que remiten a la pertenencia de los difuntos a una fe específica, en este caso al Islam. Los sencillos túmulos en concreto de Afaf M. Atiyah (+ 21-09-1968) y de Abdul Yabbar A. Ismal (1976?) son expresión de los preceptos de esta religión, que desaprueban la construcción de tumbas monumentales y prohíben el uso de imágenes. Pero también, y sobre todo, la primera línea del texto en árabe sobre las paredes de estos túmulos recita el verso inicial del pasaje de la apertura del Corán o Libro Sagrado islámico: “En el nombre de Dios, Clemente, Misericordioso” (Los Funerales en el Islam, s.f., p. s/n).



NOTAS

[1] Todas las fotografías han sido tomadas por P. Hernández entre 2009 y 2011. 

[2] "Aquí descansa en las manos del Señor mi querido hijo y hermano Hubert Herich, nacido el 15-09-1936, fallecido el 06-06-1954. ¡Descansa en paz! Mamá y hermanas".

[3] La sepultura de David Lope Capriles López, fallecido el 12-04-1978, muestra la Estrella de David en la estela situada a la cabecera, y se encuentra fuera de los apartamientos.






FUENTES

Arola, R. (1986). Simbolismo del templo. Barcelona, España: Obelisco

La Cruz Ortodoxa. (s.f.). En El Arca de Nohé [Página Web en línea].   Disponible: http://www.elarcadenoe.org/ortodoxia/ortodoxo3.htm 

Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal. (2006). [Página Web en línea]. Disponible: http://members.tripod.com/catedra_virtual/  

La Estrella de David: (Magen David, Escudo de David). (s.f.).   En Iglesia de Dios (Israelita) [Página Web en línea]. Disponible: http://www.iglesiadedios-israelita.org/Estrella-David.html 

Ferriz Olivares, D. (Comp.). (1963). Libro negro de la francmasonería por el Muy Ilustre y Sublime   Gran Maestre Dr. Serge Raynaud de La FerriereCaracas: Gran Fraternidad Universal.

Figueroa, D., Albariño, J., Gutiérrez, P., Goldin, A. L. y Pagés, A. (2006). La masonería y la muerte: El simbolismo masónico de los cementerios. Acervo [Revista en línea], 5(1), 99-112. Disponible: http://www.acervohistoricozulia.com/descargas/acervo_rev1-vol5.pdf

Los Funerales en el Islam. (s.f.). [Libro en Línea]. Disponible: http://www.islamerica.org.ar/dofune1.html 

Mercader, A. (2008). El simbolismo masónico en el Cementerio judío de Coro. Heurística [Revista en línea], 9. Disponible: www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/21104/2/artículo7.pdf+El+simbolismo+mas%C3%B3nico+en+el+Cementerio+jud%C3%ADo+de+Coro&hl=es&gl=ve&pid=bl&srcid=ADGEESjysNeNUGoWMV6T5ux9fFD2-79oNAHOW1TuRfppjcrMvkkUhOjVbvyiyN70y2Y3qg1EHGBgbNvU&sig=AHIEtbQUK5xEdfROqGztgLafWRQtiMLdQ

Rivero, J. (s.f.). La Masonería. En Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y  María [Página   Web en línea]. Disponible: www.apologetica.org/masoneria_iglesia.htm 

domingo, 2 de agosto de 2015

Los pininos de Venezuela en la valoración y gestión de sus cementerios patrimoniales



Logo de la Red Latinoamericana de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales (Extraído del Blog redcementeriospatrimoniales, 29 de julio 2015).



El pasado 29 de julio, la Red Iberoamericana y la Red Peruana de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales hicieron público el listado de ponentes y resúmenes admitidos para el XVI Encuentro Iberoamericano de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales, a celebrarse en Lima (Perú) entre el 29 y 31 de octubre de 2015 y dedicado al tema Patrimonio Funerario, rutas e itinerarios turísticos.

Son 119 las ponencias aceptadas, procedentes de 14 países de América Latina y El Caribe, así como de Estados Unidos, España y Francia.

Si acaso hube de encontrar sorpresas respecto de los países postulantes y del número de ponencias presentadas por cada uno de ellos, tendría que mencionar la baja representación relativa de Brasil (8 resúmenes admitidos), en contraposición con una significativamente mayor por parte de Chile (12 resúmenes) [ver Nota posterior a la publicación de la entrada]. Por lo demás, nada raro encontrar la posición destacada de Argentina, con 21 resúmenes admitidos, de Colombia y México con 19, y de Perú con 15. Otra sorpresa, y por cierto grata, es constatar que prácticamente la mitad de las ponencias versan, con bastante certeza según lo que puede deducirse de los títulos, sobre cementerios provinciales, hecho que representa una reivindicación frente a la inveterada costumbre de priorizar las capitalidades.

Los títulos de los trabajos constituyen por ahora la única pista de su probable contenido, y al menos el 70 % de ellos muestran la concreción suficiente como para ubicar su asunto dentro de una disciplina específica o de un grupo de disciplinas o temas afines. En este sentido, la oferta es variada: Urbanismo, arquitectura y arte: 17 resúmenes; Valoración patrimonial: 14;  Programas, proyectos y propuestas: 11; Historia 10; Costumbres funerarias: 06; Etnología, antropología y arqueología: 05; Personajes: 05 y un menudeo de otros temas que incluyen Gestión cultural, Turismo, Museología y Educación. Da por otra parte la impresión, siempre a la luz que ofrecen los títulos, de que un tercio de las ponencias admitidas se decantarán por el ensayo, donde la reflexión y el análisis literario habrían de jugar un papel relevante.


Satisface encontrar en el listado tres ponencias aportadas por Venezuela para este encuentro de carácter internacional. A diferencia de lo que se percibe en otras naciones latinoamericanas, los cementerios no parecen ser todavía en este país suficientemente atractivos como tema de investigación y análisis sistemáticos, pero por algo se empieza. [1]


También agrada saber que se adelanta una labor de rescate, por voluntad de la administración regional y con la participación del Instituto del Patrimonio Cultural (IPC) y la Universidad Central de Venezuela (UCV), de un significativo cementerio tradicional que sufrió severos daños con el deslave de La Guaira (estado Vargas) en 1999: el Cementerio de Los Extranjeros. Un reciente artículo de prensa nos adelanta aspectos sobre este trabajo, propuesto para efectos del encuentro bajo el título Rescate arqueológico del cementerio de los Extranjeros en el estado Vargas- Venezuela, con la autoría de Isabel de Jesús Pereira y Dinorah Cruz :

Cementerio de Los Extranjeros: Un vistazo a la historia en siglos XIX y XX. En: El Universal (2015, Julio 30). Disponible: http://www.eluniversal.com/caracas/150730/cementerio-de-los-extranjeros-un-vistazo-a-la-historia-en-siglos-xix-y


Más complicado resulta deducir los objetivos y alcances de otra de las ponencias postuladas por Venezuela, titulada Puesta en valor del patrimonio funerario del Municipio Independencia del estado Yaracuy, y cuya autora es Betty González ¿Se tratará acaso de una propuesta inicial o será por ventura la exposición de resultados de un proyecto ya desarrollado? En todo caso, una nota de prensa publicada a principios del año en curso pudiera estar relacionada con el referido trabajo:

Proyectan convertir en museo histórico antiguo cementerio de San Felipe. En: Hoy Venezuela (2015, Enero 26). Disponible: http://hoyvenezuela.info/proyectan-convertir-en-museo-historico-antiguo-cementerio-de-san-felipe/



Otros cementerios tradicionales del país esperan también su oportunidad. Entre ellos el casi centenario cementerio La Primavera de Maracay (estado Aragua, Venezuela), que hoy día acusa un lamentable estado de descuido a pesar de estar incluido en el catálogo del patrimonio cultural del municipio Girardot (IPC, 2006) y a despecho de la promesa electoral que hiciera en 2008 el actual Alcalde, Pedro Bastidas:

"Rescataremos la idea de convertir el cementerio 'La Primavera' (cementerio viejo) en un gran parque, revitalizando la zona, incrementando el valor de las propiedades aledañas, dando paso a la ampliación de la avenida Mariño, construyendo un edificio de altura para la instalación de cofres. De esta forma rescataremos 144.000 m2 para áreas de esparcimiento" (Alcaldía del Municipio Girardot, 2008; diapositiva 16).

Amanece, pero aún no vemos...



NOTAS

[1] En honor a la verdad, y aunque no con la difusión deseable, en Venezuela los cementerios han sido abordados en oportunidades anteriores como objeto de estudio (con mayor o menor profundidad) por autores diversos. Menciono aquí algunos trabajos (artículos incluidos) que conozco:

     Botello, O. (2007). Los cementerios de la ciudad. Toponimia antigua de Maracay: calles, plazas, esquinas, casas, sitios. Maracay: Concejo Municipal de Girardot, pp. 100-106. [Texto revisado y ampliado a partir del publicado en 1980 por el mismo autor, con el título "Los cementerios de Maracay", en la obra Maracay: Noticias del Viejo Valle (Publicaciones del Concejo Municipal del Distrito Girardot, pp. 363-366).

     Caraballo Perichi, C. (2005). El cementerio tradicional: Un patrimonio de muerte lenta [Artículo en línea]. Disponible: http://www.manizales.unal.edu.co/modules/ununesco/admin/archivos/elcementeriotradicional.pdf

     Cobos, E. (2009). Una polémica higienista y los cementerios de Caracas en el primer guzmanato, 1870-1877. CONHISREMI [Revista en línea], 5(1). Disponible: http://conhisremi.iuttol.edu.ve/

     Cobos, E. (2009). La muerte y su dominio: El Cementerio General del Sur en el guzmanato, 1876-1887.Caracas: Fundación Centro Nacional de Historia. [Esta publicación recoge el artículo anterior y reseña otros trabajos relacionados con cementerios en Venezuela y que aun no he tenido la oportunidad de leer].

     Da Antonio, F. (1984). Un siglo de escultura inédita en el Valle de Caracas, 1884-1984 [Catálogo]. Caracas: Museo de Arte Contemporáneo de Caracas.

     De Lima, B. (2005). Dolor y amor, ángeles y plañideras: Cementerio judío de Coro. Apuntes [Revista en línea]., 18(1-2), 56-69. Disponible: http://revistas.javeriana.edu.co/sitio/apuntes/sccs/tabla_contenido.php?id_revista=30

     Elschnig, H.D. (2000). Cementerios en Venezuela: Los camposantos de los extranjeros del siglo XIX y los antiguos cementerios en Caracas y el litoral. Caracas: Tipografía Cervantes.

     Hernández S., P. (2010). Hacia la puesta en valor del cementerio La Primavera de Maracay (estado Aragua): Aportes desde una perspectiva museológica. [Trabajo presentado como requisito parcial para optar al Grado de Magister en Museología]. Coro: Universidad Nacional Experimental "Francisco de Miranda"-UNEFM.

     Mercader, A. (2008). El simbolismo masónico en el cementerio judío de Coro. Heurística [Revista en línea], 9. Disponible: www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/21104/2/articulo7.pdf+El+simbolismo+mas%C3%B3nico+en+el+Cementerio+jud%C3%ADo+de+Coro&hl=es&gl=ve&pid=bl&srcid=ADGEESjysNeNUGoWMV6Tux9fFD2-79oNAHOW1TuRfppjcrMvkkUhOjVbvyiyN70y2Y3qg1EHGBgbNvU&sig=AHIEtbQUK5xEdfROqGztgLafWRQtiMLdQ

     Morales Manzur, J.C. (Coord). (2005). Proyecto: Expediente Cementerio El Cuadrado. [Resumen de investigación en línea]. Disponible: http://www.acervohistoricozulia.com/descargas/01-expedientecementerio.pdf.

     Silva Contreras, M.(2005). Hierro fundido en plazas y cementerios del siglo XIX: Caracas y Valencia entre incontables ciudades. Apuntes [Revista en línea], 18(1-2), 90-105. Disponible: http://revistas.javeriana.edu.co/sitio/apuntes/sccs/tabla_contenido.php?id_revista=30


[Nota posterior a la publicación de la entrada] En su entrada del 10 de agosto de 2015, el blog de la Red Iberoamericana de Cementerios Patrimoniales reseña la realización del VII Encuentro Nacional de la Asociación Brasileña de Estudios de Cementerios (ABEC), entre los días 20 y 23 de julio de 2015. Fueron presentadas allí 37 ponencias con temas relativos a la arquitectura funeraria, creación de los cementerios, análisis de monumentos funerarios, sepulturas y dinámicas sociales, muertos y memorias, además de valoración y gestión patrimoniales (http://redcementeriospatrimoniales.blogspot.com/2015/08/abec-realiza-vii-edicao-de-seu-encontro.html). Esto tal vez explicaría en parte el reducido aporte de Brasil al venidero Encuentro Iberoamericano en Lima (nota añadida el 12 de agosto de 2015).   



FUENTES

Alcaldía del Municipio Girardot. (2008). Plan de Gobierno [Presentación en base electrónica]. Disponible: http://www.alcaldiagirardot.gov.ve/ [Consulta: 2009, Octubre 17].

Asociación Venezolana de Noticias-AVN. (2015, Marzo 04). Iniciarán excavación arqueológica en el cementerio de Loa Extranjeros de La Guaira. AVN. Disponible: http://www.avn.info.ve/contenido/iniciar%C3%A1n-excavaci%C3%B3n-arqueol%C3%B3gica-cementerio-extranjeros-guaira

Bernal, D. (2015, Julio 29). XVI Encuentro Iberoamericano de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales: Patrimonios Funerarios, rutas e itinerarios turísticos. Circular 002, 29 de julio de 2015. Disponible: http://es.scribd.com/doc/273008461/Circular-002-Ponentes-y-Resumenes-Aceptados-XVI-Encuentro-Iberoamericano-de-Cementerios-Patrimoniales

Circular 002. Ponentes y resúmenes aceptados. XVI Encuentro Iberoamericano de Cementerios Pastrimoniales (2015, Julio 29). Disponible: http://redcementeriospatrimoniales.blogspot.com/2015/07/circular-002-ponentes-y-resumenes.html

Instituto del Patrimonio Cultural-IPC. (2006). Municipios Girardot y Francisco Linares Alcántara, estado Aragua: Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano. Región Centro Oriente: AR 03-17. Caracas: IPC, p. 63.

Instituto del Patrimonio Cultural-IPC. (2008). Municipios Independencia y San Felipe, estado Yaracuy: Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano (2004-2008). YA 05-11. Caracas: IPC. Disponible: http://www.ipc.gob.ve/images/stories/mapa/RegionOccidental/Yaracuy/Independencia-SanFelipe.pdf

El Universal. (2015, Julio 30). Cementerio de Los Extranjeros: Un vistazo a la historia en siglos XIX y XX. Disponible: http://www.eluniversal.com/caracas/150730/cementerio-de-los-extranjeros-un-vistazo-a-la-historia-en-siglos-xix-y

lunes, 13 de julio de 2015

Una luz para nuestro patrimonio urbano: Inicio del Proyecto de Rescate del Zoológico de Maracay



Foto: F. Pereira, 2015


El pasado viernes 10 de julio, el gobernador de la entidad, Tarek El Aissami, presentó y formalizó el inicio del proyecto de rescate del Parque Zoológico Las Delicias, durante una visita de inspección a sus instalaciones, ubicadas en el sector noreste de Maracay. La noticia es cuando menos esperanzadora para un espacio que goza de predilección entre las familias maracayeras a pesar del descuidado aspecto que muestra desde hace muchos años sin que hasta el momento surgiese una propuesta factible de rehabilitación.

Presentación del Proyecto de rescate por parte del gobernador de Aragua. Foto: L. Torrealba, 2015


Según reseñan diversos medios (Peña 2015, Corbo 2015, Ciudad MCY 2015), se cuenta para ello con la aprobación de 469 millones de bolívares por parte de la Presidencia de la República, y se prevé la culminación de los trabajos en julio de 2016, con la intención de inaugurar la primera etapa en diciembre de 2015 en ocasión del primer centenario de este repositorio animal, el primero creado en Venezuela y el segundo más antiguo de Latinoamérica, después del de Buenos Aires, abierto en 1875.




Aspecto actual del zoológico de Maracay. Fotos: L. Torres, 2015




A pesar de su aspecto de abandono, el zoológico de Maracay continúa siendo una opción para el esparcimiento y recreación familiar durante los fines de semana y los períodos de asueto colectivo (Esperan 3 mil visitas, 2015; Lara, 2015). Fotos: El Aragüeño (2015, Febrero 16 y Abril 03).


El Aissami hizo referencia al proyecto como un proceso de restauración, rehabilitación, remodelación, ampliación y modernización que abarcará las cinco hectáreas que ocupa el zoológico y que incluirá la recuperación del Jardín Botánico [sic] y la adquisición de nueva fauna venezolana hasta llegar a contar unas cuatrocientas especies, así como el establecimiento de micro sistemas adecuados a las diversas especies, la construcción tanto de un nuevo aviario como de un vivario que alojará un acuario y un insectario además del serpentario existente. Contará asimismo con un edificio rental y de servicios para los visitantes, incluidos un mirador, un cafetín y un comedor. Los espacios de cuarentena y área clínica serán también sujetos de reforma.

Imagen simulada del nuevo aspecto propuesto por el Proyecto de Rescate recientemente presentado. Foto: Gobierno Bolivariano de Aragua, 2015


Señaló además el gobernador que la remodelación del zoológico se llevará a cabo "para convertirlo en un centro de conservación [de la fauna y la biodiversidad] orientado principalmente a la divulgación, conocimiento, educación y aprendizaje sobre las especies autóctonas venezolanas, así como un espacio de esparcimiento para aragüeños, venezolanos en general y turistas extranjeros" (Ciudad MCY, op.cit.).

Hizo igualmente hincapié en el carácter patrimonial del zoológico [1] y recalcó al respecto que "la infraestructura histórica.... la vamos a restaurar, no la vamos a demoler" (Peña, op. cit.). Los medios solo mencionan de manera explícita la llamada "Casa de Gómez" (la vieja casona de la administración), la cual funcionará como un museo orientado "a educar y crear conciencia ecológica" (idem). Queda por tanto el enigma sobre el destino de las jaulas originales, de estilo deco, las únicas construcciones que parecen haber sobrevivido -además de la casona-, a las anteriores intervenciones.


La llamada "Casa de Gómez" (Foto: L. Torres, 2015) y el conjunto de jaulas de estilo Art Deco (Foto: P.H.S, 2006ca.), únicos vestigios de los primeros tiempos del zoológico que permanecen en pie luego de las anteriores intervenciones.




Vistas generales y de detalle de los baños públicos (inaugurados en 1928) y del pabellón o dancing (construido a fines de la década de 1920), ambos demolidos en la intervención del zoológico en 1982. Fotos extraídas de la página FB "Maracay Forever", 2009ca.



Se contempla además la colocación en la entrada del zoológico de una escultura en honor a Lucky, la emblemática y recordada elefanta fallecida en 2012. Esperemos que también se asigne lugar destacado a la pareja de leones modeladas en hormigón por V. Navarro y que, desde la remodelación efectuada en 1955, flanquearon por un tiempo el pórtico de acceso al referido parque.  

La elefanta Lucky llegó al zoológico en 1953. Foto: El Universal (2012, Octubre 03).


Pareja de leones creada en hormigón por V. Navarro (dec. 1950) Foto: P.G.H.S., 2006ca.


Estas esculturas, así como numerosos objetos de mobiliario vinculados a los tiempos iniciales del zoológico [2] forman también parte del Registro General del Patrimonio Cultural de Venezuela, y, por tanto, deben ser sujeto de resguardo y de puesta en valor dentro del nuevo Proyecto de Rescate del zoológico.... Ojalá.


Fotos: IPC, 2006



NOTAS

[1] El zoológico de Maracay se encuentra reseñado en el catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004-2007 bajo la denominación de "Parque Zoológico Las Delicias" (IPC, p.72).

[2] El catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004-2007 reseña "nueve sillas individuales en pletinas de hierro forjadas y apernadas y una para dos personas de igual factura, así como cinco materos realizados en cemento al estilo Art Deco (IPC, p.35).



FUENTES

Ciudad MCY. (2015, Julio 11). Gobierno de Aragua devolverá renovados los espacios del Zoológico Las Delicias. Ciudad MCY [Versión digital]. Disponible: http://www.ciudadmcy.info.ve/index.php/aragua-2/3464-gobierno-de-aragua-devolvera-renovados-los-espacios-del-zoologico-las-delicias/

Corvo, J. (2015, Julio 10). Gobierno de Aragua comenzó rehabilitación integral del Zoológico de Marcay. El Aragüeño [Versión digital]. Disponible: http://elaragueno.com.ve/gobierno-de-aragua-comenzo-rehabilitación-integral-del-zoologico-de-maracay/

Esperan 3 mil visitas en el Zoológico de Maracay. (2015, Abril 03). El Aragüeño [Versión digital]. Disponible: http://elaragueno.com.ve/esperan-3-mil-visitas-en-el-zoologico-de-maracay/

Instituto del Patrimonio Cultural- IPC. (2006). Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano. Municipios Girardot y Francisco Linares Alcántara, estado Aragua. Región Centro Oriente AR 03-17. Caracas: Autor.

Peña, A. (2015, Julio 10). El Aissami inauguró Proyecto de Rescate del Zoológico de Las Delicias. Disponible: http://telearagua.com/sitios/noticias/el-aissami-inaugura-proyecto-de-rescate-del-zoologico-de-las-delicias/

Lara, M. (2015, Febrero 16). El Zoológico Las Delicias sigue siendo una opción de disfrute.El Aragüeño [Versión digital]. Disponible: http://elaragueno.com.ve/el-zoologico-las-delicias-sigue-siendo-una-opcion-de-disfrute/

sábado, 30 de mayo de 2015

Cementerio La Primavera de Maracay. Arte Funeraria: Otras Representaciones Alegóricas, Sígnicas y Simbólicas.

   
                                                               En el año centenario de su inauguración.



Además de las imágenes dogmáticas y devocionales propias de la fe católica, manifiestas en la amplia gama de representaciones de Jesús, la Virgen María, San José y figuras angélicas, es común observar en los cementerios  secularizados o generales figuras diversas de carácter alegórico, sígnico y simbólico relacionadas con la muerte, así como con otras religiones y formas de pensamiento. Muchas de esas figuras han sido admitidas por parte de la Iglesia católica en la medida en que se prestan a lecturas que no contradicen los dogmas de esta fe e incluso refuerzan sus valores y creencias. 

En la entrada a este blog de fecha 27 de diciembre de 2010 fueron comentadas las representaciones de plañideras más notables encontradas en La Primavera. En la presente entrada serán abordadas las representaciones no antropomorfas que también revisten interés dentro de la colección de arte funeraria del citado cementerio.[1]

    
     
Columna truncada 

En La Primavera el motivo de columna truncada se observa con frecuencia, tal vez en razón del mensaje directo y comprensible que transmite la visión de una pieza constructiva fundamental partida e incompleta. En las tradiciones judía y cristiana, la columna simboliza la conexión de la tierra con el cielo. En relación con el ser humano, simboliza la conexión del alma  sensible (el pedestal) con el espíritu universal de la vida (el arquitrabe). Toda la estructura está sostenida por el fuste, que representa la inteligencia y el ego, y que culmina en el capitel, que es la intuición (Simbología Masónica, s.f.). En este sentido, la figuración truncada de la columna denota una construcción que en algún momento se derrumba y connota la culminación de la existencia o la mortalidad humana.

Cuatro columnas resumen el conjunto de las que subsisten en el cementerio en diversos estados de conservación. La primera se encuentra en la plataforma donde reposan los restos del coronel Alfredo Gámez, fallecido en 1943. Presenta una figura de tronco liso, talle corto y aspecto robusto, y ostenta una guirnalda de rosas con lazo. Se trata de una obra en mármol de cuidada factura, y es sin duda la columna de mayor mérito artístico de cuantas han sido registradas en este recinto funerario.



La segunda columna formaba parte de la tumba de Rafael Rosendo Monroy y su esposa (fallecidos en1939 y 1947, respectivamente). Hoy día se encuentra desprendida de su base y permanece sobre el suelo, en los aledaños de la sepultura, lamentablemente fracturada en dos partes. Esta obra, esculpida en caliza gris y de fuste acanalado, era singular por su altura: dos metros de alzado. 



La tercera se encuentra en la plataforma donde yace José C. Terán (fallecido en 1957), construida por la firma F. Roversi M. Realizada en mármol, esta columna de fuste acanalado es presentada intencionalmente en dos partes, enfatizando de ese modo su significado simbólico. 




La cuarta columna preside la tumba de Cleotilde de Romero, Clodomiro Romero Silva y Encarnación Romero (fallecidos en 1957, 1976 y 2006, respectivamente), es de sección rectangular y presenta un corte achaflanado en su extremo superior, en una posible propuesta contemporánea del motivo. Su escasa altura se encuentra compensada con éxito por el tamaño y la composición en dos bloques del pedestal que la soporta.





Calvario o Gólgota. 

La recreación del lugar donde Jesús fue crucificado a las afueras de Jerusalén se observa con frecuencia en el cementerio La Primavera, sirviendo de base a crucifijos a la cabecera de monumentos funerarios. Por lo general el Calvario se encuentra representado como un montículo pedregoso o como un simple amontonamiento de piedras, y a menudo tiene flores esculpidas que parecen crecer espléndidas en un ambiente poco propicio a la vida. Muchas de estas representaciones han perdido los crucifijos a los que habrían servido de soporte. No obstante ello, algunas constituyen por sí solas obras de arte. Al respecto, los calvarios de dos tumbas en el sector sur del cementerio son representativos. El primero forma parte de una tumba revestida en caliza perteneciente a una persona que se apellidó López y que falleció en 1927. Consiste en un bloque basto de caliza, apenas intervenido, sobre cuya cara frontal (norte) se ha esculpido un par de flores, así como la figura de un pergamino de superficie pulida, el cual ostenta el crismón o monograma de Cristo.


El segundo (s.i., s.f.) es de carácter popular y moldeado en hormigón. Su composición es triangular y su carácter rocoso apenas se encuentra sugerido mediante talladuras angulosas, matizadas por la presencia de flores de largos pétalos. Este último modelo se repite en otros monumentos presentes en el cementerio, y entre ellos, es sin duda el mejor logrado.





Esfera y llama

En el sector norte de La Primavera puede apreciarse una escultura de autoría modelada en hormigón y pintada en amarillo, de 1.04 m. x 0.90 m. x 0.80 m., la cual habría estado sobre la tumba del sargento piloto Edgar Medina Briceño, fallecido en 1944 (C. Herrera, comunicación personal, Febrero 15, 2010). Para exhumar los restos de Medina Briceño y trasladarlos al Panteón del Aviador Caído de la Fuerza Aérea Venezolana, la escultura fue retirada y depositada a tres metros de distancia, donde todavía permanece, desligada del monumento del cual formaba parte. La obra representa una esfera entre llamas, imagen de complejo significado, que hace difícil considerarla una creación popular: la esfera alude a lo no manifestado y a la sabiduría; el fuego, a la transformación y la regeneración (Serval, s.f.; Fuego, 1991-1992).




Símbolos fitomorfos y zoomorfos 

La presencia de elementos y formas de los reinos vegetal y animal es común en el arte funerario, tal vez como reminiscencia de antiguas sociedades agrícolas, cuya actividad productiva principal puede resumirse en tres fases: la siembra o la reproducción, el cultivo o la cría y la cosecha o el beneficio. Estas sociedades son particularmente ricas en símbolos, formas de vida y manifestaciones culturales que se vinculan estrechamente con la naturaleza, y no es de extrañar que las tres fases señaladas hayan devenido en metáforas de la creación, de la vida y de la muerte. Para Martín (1983, p.17), “un grupo muy importante de las mediaciones entre la naturaleza y la cultura pertenece al mundo de las creencias y las prácticas mágico-religiosas”. En tal sentido, puede observarse con frecuencia en los cementerios variedad de hojas, plantas, flores y frutos, así como de animales, cuyos contenidos simbólicos fueron adquiridos a través del tiempo con el aporte de las religiones, de la literatura y del arte.

En La Primavera las representaciones fitomorfas raramente son mostradas como elemento simbólico intencionado, en cuyo caso por lo general éstas aparecen como atributo de un personaje religioso determinado. Al respecto ya se ha hecho mención del lirio o azucena para San José como símbolo de pureza. Aún más rara en el citado cementerio es la presencia intencionada de representaciones fitomorfas que desempeñan un papel diferente al de atributo, lo cual complica un tanto la interpretación del mensaje, sobre todo cuando se trata de obras de producción seriada, es decir, no creada para un difunto o difunta en particular, y cuya historia de vida acaso podría servir de referencia. Un buen ejemplo es el de la plañidera a la cabecera de la plataforma de la familia Fernández Hernández (ver también entrada del 27-12-2010: Arte Funeraria. Plañideras), la cual se muestra recostada en una columna truncada, en actitud compungida y portando en su mano izquierda una hoja de palma, mientras a su lado se yergue un ramo de azucenas.



La palma, en la cultura cristiana, es emblema de triunfo del martirio sobre la muerte (La Palmera, s.f.); también se considera símbolo de victoria de Cristo en la muerte y de paz eterna (Funerary Symbolism, s.f.). Estos matices interpretativos dejan campo abierto a la adopción, por parte del común de la gente, de la palma –y por supuesto del poder de su significado- como representación simbólica en sus propios monumentos funerarios. El lirio o azucena, por su parte, más allá de su generalizada acepción de pureza, se encuentra también asociada a la Virgen María y a la resurrección (Funerary Symbolism, op. cit.). La noción de resurrección permite en este caso democratizar igualmente una representación simbólica tan vinculada a personas extraordinarias. Volviendo entonces al monumento de la familia Fernández Hernández, y sobre la base de los contenidos comentados, la obra escultórica en su cabecera revela un rico juego de oposición vida-muerte (vida después de la muerte) en la representación de la plañidera y la columna truncada por una parte, y de la palma y la azucena por la otra.


Las flores, por cierto, constituyen un elemento fitomorfo de numerosa presencia en los cementerios tradicionales, donde se encuentran representadas en forma variada, aunque con indudable mayor frecuencia bajo las formas de rosa y azucena. Morales Saro (1989, s.n/p.) señala las flores como “metáfora de lo transitorio, como indicio de la brevedad y la fugacidad de lo bello y de la vida”, y fundamenta su afirmación con una cita del Libro de Job 14, 1, 2: “El hombre nacido de mujer vive corto tiempo y está lleno de inquietud: crece como una flor y como una flor cae, huye como sombra y no queda nada de él”.

Al menos en lo que respecta a La Primavera, entre todas las especies florales la rosa pareciera ser la preferida para ornamentar monumentos funerarios. Tal vez ello tenga que ver con la riqueza de significados que su representación ha tenido por centurias: victoria sobre el dolor y la muerte, sangre de Jesús, Virgen María (La Rosa, s.f.). La guirnalda que corona la columna en la plataforma del coronel Alfredo Gámez, ya comentada, es un magnífico ejemplo; también el manojo de rosas en mármol que sirve de apoyo a la lápida en forma de libro sobre la plataforma de la familia Solórzano Pérez (hacia 1956).





La representación de crisantemos es poco frecuente en el cementerio, y hasta el momento se han identificado claramente en floreros de mármol, como aquellos que se encuentran sobre la plataforma de la familia Solórzano Pérez, y de manera más bien sugerida en la guirnalda que porta la figura angélica en el monumento del general José D. Moreno, fallecido en 1925 (ver también la entrada del 19-12-2010: Arte Funeraria. Ángeles). El hecho de tratarse de una flor que en Europa se use en el día de difuntos (Riera, s.f.), podría tal vez ser un indicio de la procedencia de estas obras.




Aún más raras son la representaciones de la amapola, de las ramas de bambú o del sauce llorón, halladas sólo en las sepulturas de Miguel Ángel Rodríguez (s.f.), de Rosa Buenaño (fallecida en 1944) y de Ramón Ygnacio Poveda (fallecido en 1919), respectivamente.





La figura de la flor de amapola tiene connotación de “sueño eterno” (Gravestones Symbolism), mientras que la condición siempreverde de las ramas de bambú relacionan su imagen con la noción de “vida eterna” e, incluso, de “resurrección del alma” en la cultura oriental.

Del sauce llorón, señala Riera (op. cit.), lo siguiente:

La costumbre de plantarlo [el sauce llorón] en los cementerios procede de la mitología céltica. Con sus ramas inclinadas hacia tierra, indica la melancolía por la ausencia de los desaparecidos y, al mismo tiempo, no inspira desesperación, sino una tristeza tranquila. Es un árbol dedicado a la Luna, en sus dos aspectos: el del renacimiento y el de la oscuridad de la muerte (s.n./p.).


Un ejemplo de botón quebrado o de flor en rama cortada como representación simbólica de una muerte temprana (Gravestone Symbolism, op. cit.) puede ser apreciado, por su parte, en la tumba de Bárbara de La Cruz, fallecida el 08 de enero de 1932, mensaje que por cierto refuerzan flores de “nomeolvides”, las cuales suelen ser utilizadas por los deudos cuando la persona difunta es joven (Riera, op. cit.).



Acerca de la hoja de acanto, informa también Riera de que es un elemento decorativo usado desde la antigüedad y motivo característico en los órdenes corintio y compuesto. Simboliza las artes desde la Edad Media, y suele encontrársela adornando monumentos funerarios probablemente por el hecho de simbolizar para el cristianismo el dolor y la penitencia. Sus espinas evocan además una noción de dificultad a superar, por lo que también conlleva el significado de triunfo sobre toda adversidad (Diccionario del mundo antiguo, s.f.).

En La Primavera este motivo fitomorfo se aprecia como ornamento de pedestales en diversos monumentos, como es el caso de la plataforma de la familia Capriles Peñaloza. (hacia 1952). 



Se le descubre asimismo en la composición de la guirnalda de la figura angélica en el monumento del general José D. Moreno, a la que ya se ha hecho referencia respecto de la flor de crisantemo, así como en los bordes de dos estelas en bronce realizadas por Lorenzo González y ubicadas en las naves laterales del Mausoleo de Juan Vicente Gómez,  (ver también la entrada del 22-11-2010: Arte Funeraria. Retratos), donde el motivo se representa a manera de sellos intercalados con hojas de laurel. 




No obstante, por su singularidad, guarda particular interés la contundente presencia de la hoja de acanto en la decoración de un florero -de creación popular y moldeado en hormigón- sobre la tumba de Clemencia del Carmen Mora Cárdenas, fallecida en 1974.




Las representaciones zoomorfas son en cambio excepcionales en el cementerio maracayero. De hecho, solo se ha encontrado figuras de ave que ofrecen algún interés en tres ocasiones, y de serpiente apenas en una. Los primeros cristianos consideraban ya el ave como símbolo de la inmortalidad del alma y la resurrección de los cuerpos. Con el tiempo, su figura ha adquirido también el significado de paz y de mensajero de Dios. En este cementerio han sido registradas dos lápidas con ave portando lo que tal vez sea una rama de olivo como símbolo de esperanza, provistas ambas por la firma local J. R. González: en la dedicada a Manuela Durán y Catalina Durán, fallecidas en 1951 y 1954, respectivamente, y en la dedicada a Genoveva Díaz, fallecida en 1959. Esta última lápida se encuentra, lamentablemente, mutilada (ver también entrada del 08-11-2010: Arte Lapidaria. Parte I).



Hernández de Lasala (1990, p. 78) muestra en tanto una fotografía de los capiteles de las columnas en la fachada del Mausoleo de Juan Vicente Gómez (construido en 1919). En dicha fotografía puede observarse un conjunto de pelícanos, “símbolo del amor de Cristo, que se entrega en la eucaristía como comida del cristiano” (Arte Paleocristiano, s.f., p. s/n). También se menciona estas aves como uno de los principales símbolos de los rosacruces (el que representa el grado 18): “ave acuática que flota o se mueve sobre las aguas, como el Espíritu, y luego sale de ellas para dar nacimiento a otros seres” (Teosofía, s.f.). Se requiere sin duda otros indicios para adelantar cualquier hipótesis sobre la presencia de estas representaciones en el referido mausoleo y su eventual vinculación con la masonería, lo cual desborda los alcances del presente trabajo.



La figura de la serpiente aparece por su parte en el magnífico mármol de la Inmaculada Concepción que preside una plataforma (s.i., s.f.) ubicada en el sector sur del cementerio (ver también entrada del 13-05-2015: Arte Funeraria. Jesús, María y José. Parte II). La representación de la serpiente responde del todo al modelo iconográfico de esta advocación: mordiendo una manzana y bajo el pie de María.


Álvarez Valdez (1999) señala que la figura de la serpiente fue utilizada por los cananeos, los antiguos moradores de la Tierra Prometida de los hebreos, para representar a su dios Baal -proveedor de las lluvias, las cosechas y la fertilidad de los campos. El dios Baal se transformó en una amenaza para los israelitas –pueblo nómada que terminó compartiendo el territorio con los cananeos-, por la tentación que ofrecían las “prácticas fetichistas” de su culto, orientadas entre otras cosas a conocer el futuro -es decir, el bien y el mal- por mediación de adivinos, pretendiendo usurpar de ese modo una prerrogativa de Dios. El Libro del Génesis recoge esta inquietud y describe tal pretensión como el pecado del Paraíso. Desaparecida la religión cananea, la imagen de la serpiente pasó a ser para los judíos la representación del mal y del pecado, y más tarde de Satanás, durante el exilio babilónico. 



NOTAS

[1] Exceptuando la imagen en B/N de un capitel del Mausoleo de Juan Vicente Gómez, cuyo autor es Nelson Garrido (1990 ca.), el resto de las fotografías fueron tomadas por P. Hernández S. entre 2002 y 2010.



FUENTES 

Álvarez Valdés, A. (1999). ¿Quién era la serpiente del paraíso?. Corporación Cristiana Anabaptista La Puerta del Rebaño [Página Web en línea]. Disponible: http://puertachile.cl/frames.htm?http://puertachile.cl/teologia/serpiente.htm.

Arte Paleocristiano. (s.f.). [Artículo en línea]. Disponible: http://74.125.113.132/search?q=cache:qACWTseRoG0J:www.iesvirgendelcarmen.com/ies/tiki-download_file.php%3FfileI%3D1031+pel%C3%ADcanos%Bs%C3%ADmbolo%2Bsignificado%2Barte+funerario&cd=3&hl=es&ct=clnk&gl=ve.

Diccionario del Mundo Antiguo. (s.f.). En Historiarte [Revista en  línea]. Disponible:        http://historiarte.net/diccionario/a1.html http://74.125.113.132/search?cache:tTx3etZJLDUJ:historiarte.net/diccionario/a1.html+Hoja+de+

Fuego. (1991-1992). Estudios [Revista en línea]. Disponible: http://biblioteca.itam.mx/estudios/estudio/letras27/textos4/sec_6.html        

Funerary Symbolism. (s.f.). En Save Our Cemeteries [Página Web en línea]. Disponible:                  http://www.saveourcemeteries.org/cemeteries/index.htm
   
Gravestone Symbolism. (s.f.). Disponible: http://www.graveaddiction.com/symbol.html

Hernández de Lasala, S. (1990). Malaussena: Arquitectura académica en la Venezuela moderna. Caracas: Fundación Pampero.

Martín, G. (1983). Magia y religión en la Venezuela contemporánea. Caracas: Universidad Central de Venezuela. 

Morales Saro, M. C. (1989). Paraísos de mármol: La imagen del ángel en la escultura funeraria modernista.  Cuadernos de Arte e Iconografía [Revista en línea]. 2(4). Disponible: http://www.fuesp.com/revistas/pag/cai0452.html

La Palmera. (s.f.). Historiarte.net [Página Web en línea]. Disponible: http://www.historiarte.net/iconografia/virgen.html    

Riera, J. (s.f.). Botánica funeraria: Un antiguo arte repleto de simbolismos [Artículo en línea]. Disponible:   http://www.lagatayelbuho.110mb.com/MORIAR/moriar-botanica.htmlgen.html">http://www.historiarte.net/iconografia/virgen.html   

La Rosa. (s.f.). Historiarte.net [Página Web en línea].   Disponible: http://www.historiarte.net/iconografia/virgen.html   

Serval. (s.f.). Monografía “La sabiduría”: Cábala para el Tercer Milenio. En Sitio de Iniciados [Página Web en línea]. Disponible: http://www.iniciados.org/cabala/sendero02/lasabiduria.htm 

Simbología Masónica: Columnas. (s.f.). En Madrid Masónico [Página Web en línea]. Disponible:           http://www.madridmasonico.es/Simbologia%20-Columnas.html 

Teosofía. (s.f.). En Diccionarios Digitales.net [Página Web en línea]. Disponible:
http://74.125.113.132/search?q=cache:8XZktQPDhqwJ:www.diccionariosdigit ales.net/GLOSARIOS%2520y%2520VOCABULARIOS/Ciencias%2520Humanas-15-TEOSOFIA-PPP.htm+diccionariosdigitales%2Bteosof%C3ADa%2Bp
el%C3%ADcano&cd=1&hl=es&ct=clnk&gl=ve