Follow by Email

domingo, 16 de agosto de 2015

Cementerio La Primavera de Maracay: Símbolos religiosos y societales

                                                                           
                                                              En el año centenario de su inauguración


Además del catolicismo, otras manifestaciones de fe y corrientes de pensamiento tienen cabida en La Primavera, y es posible presumir la pertenencia de una persona difunta a una religión o sociedad determinadas mediante signos, símbolos y alegorías característicos de éstas. Conviene advertir que no siempre la relación símbolo-pertenencia es simple y directa. A veces sólo es posible adelantar conjeturas al respecto mediante indicios –por lo demás disímiles y de insuficiente consistencia- como el apellido del difunto o difunta, el idioma utilizado en la lápida, o la cercanía a sepulturas con características similares en un lugar específico del cementerio. Este tercer aspecto deja por cierto sobre el tapete un interesante tema de investigación sobre eventuales tendencias de apartamiento, bien sea por parte de la administración del cementerio, bien por parte de las instituciones de pertenencia de la persona fallecida, o bien por parte de esta última, en virtud de una previa disposición expresa y voluntaria.




La lápida en la cruz a la cabecera de la sepultura de H.W. Mc Cluskey, ya comentada en la entrada del 02 de abril de 2015 (Arte funeraria. La colección de obras iconográficas: Cruz y crucifijo II), muestra la inscripción: “H. W. Mc. CLUSKEY / BORN ROCHESTER N.Y. / 16-3-1890 / DIED-11-6-1953”. [1]




Próxima a esta sepultura se encuentra la tumba de Hubert Herich, en cuya lápida hay grabada una cruz y la inscripción: “HIER RUHT IN GOTTES / HAND MEIN LIEBER SOHN / UND BRUDER / HUBERT HERICH / GEB. 15.9.1936 / GEST. 6.6.1954 / RUHE SANFT! / MUTTER UND / GESCHWISTER”.[2] 




Sin dejar de considerar la contemporaneidad de las fechas de deceso de ambos difuntos como causa probable de coincidencia en el sector de enterramiento, los apellidos, los idiomas utilizados y la presencia de una cruz en lugar de un crucifijo hacen pensar en que los mismos podrían haber profesado el cristianismo protestante.



Más evidente es sin duda la presencia de la cruz de ocho brazos en algunas sepulturas, lo cual denota la pertenencia de las personas fallecidas a la iglesia ortodoxa. Sobre este tipo de cruz y su significado, la organización El Arca de Noé (La cruz ortodoxa, s.f., p. s/n) informa lo siguiente:




        La más difundida en la Ortodoxia es la cruz de ocho brazos, que recibe también el nombre de crucifijo. Sobre el eje central (vertical) se encuentran tres travesaños horizontales. El mediano es grande, para las manos del Cristo crucificado. El travesaño horizontal superior recuerda la tablilla con la inscripción “Jesús Nazareno, Rey de los Judíos”…. En la tradición ortodoxa, los pies de Cristo no están atravesados por un solo clavo, como en la católica, sino con dos clavos: uno por cada pie…. El travesaño horizontal inferior es para los pies del Crucificado. Uno de sus extremos está un poco alzado: muestra el cielo, hacia el cual se dirigió el Buen Ladrón crucificado junto a Cristo. El otro extremo, en cambio, se dirige hacia abajo: hacia el infierno, el lugar destinado al otro ladrón, que no se arrepintió.

En La Primavera, la imagen de la cruz ortodoxa se ha encontrado en herrería artística de soldadura, en cemento o en granito artificial como la que preside la sepultura de Miguel Kudrin (+30-07-1964) y Jegor Reprinzew (+09-09-1979).





La estrella de seis puntas (hexagrama) o Estrella de David constituye por su parte el símbolo del judaísmo más conocido y difundido, aun cuando no es consustancial con dicha fe como lo son el candelabro de siete brazos (menorah), el León de Judá, el cuerno de carnero (shofar) y las ramas de palma (lulav). El portal de la organización Iglesia de Dios-Israelita informa sobre su particular evolución hasta llegar a convertirse en el símbolo de la nación judía; pero al propósito de este estudio, interesa por lo pronto destacar lo siguiente:

Aunque actualmente es el más común y universalmente reconocido símbolo del judaísmo y la identidad judía, tanto dentro como fuera de la comunidad judía, solo ha logrado esta posición en los últimos doscientos años…. Durante la Emancipación, los judíos necesitaron un símbolo del judaísmo equivalente a la cruz, el símbolo universal de la cristiandad…. La Estrella de David satisfizo al Sionismo: era un símbolo que había alcanzado amplia circulación entre las comunidades judías pero al mismo tiempo no provocaba asociaciones religiosas definidas. Los no judíos la consideraron representación no solo de la corriente sionista en el judaísmo, sino también del judaísmo como un todo (La Estrella de David, s.f., p. s/n).


En la Primavera, la Estrella de David se observa con frecuencia sobre las tumbas ubicadas -salvo casos excepcionales-[3] en los dos apartamientos judíos que se localizan en este cementerio, los cuales fueron ya descritos en las entradas del 06 de septiembre de 2011, del 02 de octubre de 2011 y del 10 de octubre de 2011 (Apartamientos judíos en el cementerio “La Primavera” de Maracay I, II y III, respectivamente). También se encuentra emplazado el hexagrama en sitios visibles de dichos apartamientos, como las puertas de acceso de ambos y el techo del pórtico del más reciente, evidenciando la religión a la cual están adscritos.







También se ha encontrado en La Primavera monumentos con símbolos y alegorías característicos de ciertas sociedades o instituciones de corrientes de pensamiento como la masonería y el espiritismo, las cuales, en algún momento de su historia, han sido estigmatizadas por la iglesia católica (Rivero, s.f), con prohibición expresa a los católicos de practicarlas, e incluso de enterrar a sus seguidores en cementerios de esta religión. 


La presencia del sello distintivo de la Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal en las estelas que encabezan las tumbas de Lucrecia Guevara, fallecida en 1970 y de José Robles (fallecido en 1974), indica la probable adhesión de estas personas a los principios de dicha institución.




La Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal fue fundada el 20 de septiembre de 1911 en Buenos Aires (Argentina) por el vasco Joaquín Trincado y llegó a tener mucho éxito en México y en otros países de Latinoamérica. Según su propio fundador, esta institución no tiene credo político ni nacionalidad particular. Es de doctrina universal y por tanto antirreligiosa. Aunque respeta las constituciones de Estado, se opone a todo lo que coarte la “verdadera libertad” de hombres y pensamientos. Es iconoclasta y no requiere templos ni ritos para adorar al “Creador”. Su objetivo es “fraternizar a la humanidad en la Comuna de Amor y Ley” (Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal, 2006, p. s/n).



Con mayor frecuencia es posible encontrar monumentos funerarios que ostentan claramente signos, símbolos o alegorías propios de la masonería. Otros apenas muestran indicios que, por lo general, no llegan a constituir evidencia suficiente para asegurar una posible adhesión del difunto o difunta a esta doctrina, denominada también Francmasonería. Esta sociedad es definida como una “Institución filantrópica, filosófica y progresiva que tiene por objeto el ejercicio de la beneficencia, el estudio de la Moral Universal, el análisis de las ciencias y la práctica de todas las Virtudes” (Ferriz Olivares, 1963, p. 17). Se proclama como no religiosa ni política; respeta las creencias particulares y admite todas las formas de pensamiento, de manera que es posible encontrar dentro de la masonería judíos, católicos o evangélicos (Mercader, 2008).


La tumba donde yacen los restos de Juan Antonio Angulo Paúl (fallecido en 1961) tiene por cabecera una columna truncada, elemento arquitectónico por excelencia, cuyo contenido simbólico ya ha sido comentado, y que, por sí solo, no tendría por qué revelar la membresía masónica del difunto (ver entrada del 30-05-2015: Arte Funeraria: Otras Representaciones Alegóricas, Sígnicas y Simbólicas). La lápida, en cambio, revela sin duda la profesión de la masonería por parte del mencionado difunto, tanto por el contenido expreso del texto como por el uso de los tres puntos en ángulo recto (.:) característicos en la grafía de dicha sociedad: "AL.: G.: D.: C.: A.: D.: U.:/ LA R.: L.: S.:/ DIGNIDAD HUMANA 149/ AL D[?].: H.: JUAN ANTONIO/ ANGULO/ PAUL/ MASON/ PROFESOR EJEMPLAR/ *16-3-1907/ +1-3-1961". Mercader indica que este símbolo representa la perfección absoluta (Dios u Orden Superior del Universo) y encierra dos tríos de conceptos: (a) libertad, igualdad y fraternidad, y (b) amor, voluntad e inteligencia.




Mercader señala además el pavimento ajedrezado, o disposición alternada de baldosas blancas y negras, como el símbolo masónico más utilizado en el Cementerio Judío de Coro, objeto de su análisis, y lo vincula a la objetividad, a la interacción de energías opuestas y a las coordenadas que establecen el encuadre del mundo y de las cosas que éste incluye.


En La Primavera también se observa monumentos diversos revestidos con baldosas a dos colores dispuestas en forma alternada. A veces el azul o el verde sustituyen el negro, lo que hace pensar en la posibilidad de que algunos pavimentos ajedrezados tengan fines meramente decorativos, incluyendo casos en los que sea el negro el color presente. Por tal razón conviene manejar con cautela el ajedrezado como símbolo, al menos en lo que respecta al cementerio maracayero. En tal sentido, se reitera la conveniencia de considerar otros indicios, patentes o no, que permitan señalar con cierto fundamento la posibilidad de que la presencia de un pavimento ajedrezado en un monumento determinado esté relacionada con la masonería. Algunos de esos indicios están vinculados a nociones simbólicas características de dicha institución, como el templo de Salomón, la piedra bruta y el Logos creativo. El Logos creativo se relaciona con la placa pectoral llevada por los altos sacerdotes de Israel (tres piezas ajedrezadas de 9, 16 y 25 cuadros respectivamente), así como con el número 144,  valor asociado a su vez con Dios y la eternidad (Ferriz Olivares, op. cit.). Del número 144 deriva, por sumatoria de sus componentes, el número 9, “cifra de la generación, de la simiente y de la reencarnación” (ídem, p. 85).


La plataforma del coronel Alfredo Gámez (fallecido en 1943) conserva un pavimento ajedrezado sólo en su mitad occidental. Sin embargo, considerando el tamaño de las baldosas originales (0,15 x 0,15 m.), así como el área total de la plataforma, se ha podido determinar que este monumento contó con un pavimento de 144 baldosas.



Si a este resultado –que por lo demás podría ser casual- se agrega el hecho de que la plataforma tiene por cabecera una columna trunca (elemento también presente sobre la ya comentada sepultura del masón Juan Angulo Paúl), cabe la posibilidad de que al menos una de las personas que allí yacen habría profesado la masonería.



La simbología del templo de Salomón se observa de manera evidente en la tumba de los hermanos Néstor y Héctor Arias Anexi, fallecidos jóvenes y probablemente en forma trágica, en 1932 y 1933, respectivamente. Esta obra, de creación original y realizada en piedra artificial, consiste en dos pilares paralelos que sostienen una enorme hélice de avión. El pilar de la izquierda (occidental) lleva grabada la letra “J”, mientras que el pilar de la derecha (oriental) ostenta la letra “B”.



Sobre el simbolismo del Templo, en Ferriz Olivares también puede leerse:

        Dice la Biblia que Hiram fabricó dos columnas en bronce (I Reyes VII-15): “Él levantó las columnas en el pórtico del Templo, y cuando hubo levantado la columna de la derecha la llamó Jakin, después levantó la columna de la izquierda y la llamó Boaz” (VII-21)…. Esas dos columnas están colocadas a la entrada del templo masónico. En una [columna de la Luna, polo negativo, Filosofía, Iniciación oriental] está inscrita la letra B, en la otra [columna del Sol, polo positivo, Ciencia, enseñanza Occidental] la letra J; la de la izquierda corresponde al pasivo y la de la derecha al activo, es el mundo de la dualidad; en cuanto al altar que ocupa el fondo del templo representa el Principio, o mejor, la Unidad Principal (p. 161).

A ello agrega Arola (1986) que “al entrar en el templo se consuma la unión de los dos contrarios y por lo tanto el hombre se vuelve completo, vuelve al origen, al andrógino” (p. 124).




Otro monumento (s.i., s.f), muestra el mismo motivo del templo de Salomón, aunque en una versión diferente: dos columnas paralelas en la cabecera, sin inscripción alguna ni diferencias aparentes, sostienen cada cual una esfera. Según el simbolismo masónico, dichas esferas "contenían todos los mapas y cartas de las esferas celeste y terrestre y los archivos, constituciones y secretos de la Masonería” (Figueroa, Albariño, Gutiérrez, Goldin y Pagés, 2006, p. 108). Este monumento presenta además un pavimento ajedrezado de 36 baldosas, valor numérico cuyos componentes suman 9 (3 + 6).




En el apartamiento judío más antiguo en La Primavera es en tanto posible observar dos tumbas -de las cuales se muestra la de Salomón Tremboula- con pavimento ajedrezado de 96 cuadros, valor cuyos componentes suman 6 (9 + 6 = 15 : 1 + 5 = 6).


No parece conveniente adelantar lucubraciones numerológicas al respecto: si hubiera que buscar una explicación a la presencia del pavimento ajedrezado en estas tumbas -y en ausencia de indicios más concretos que sugieran una filiación masónica- baste por ahora pensar en una posible alusión a la placa pectoral de los altos sacerdotes de Israel, de la cual se ha hecho mención en párrafos anteriores.

Del mismo modo debe reportarse la presencia en el cementerio de otros varios monumentos funerarios con pavimento ajedrezado en blanco y negro que no cumplen con la sumatoria de 9, número que, por lo demás, necesario es recalcarlo, no deja de ser hipotético en su condición de probable indicador de membresía masónica. Por otra parte, aun cuando no se perciba en tales monumentos ningún otro indicio que sugiera pertenencia a la masonería, tampoco puede descartarse del todo dicha posibilidad, lo cual deja abierto otro tema de interés investigativo.




Son también frecuentes en este cementerio los monumentos que ostentan la figura del avión, lo cual resulta lógico por ser la capital aragüeña la cuna de la aviación militar en Venezuela y la sede de la Escuela de Aviación Militar, fundada en 1920. Esta figura se manifiesta en forma variada, unas veces en pleno vuelo pero en trance fatal, otras veces posada estática sobre tierra, y otras sólo de manera sugerida mediante la presencia de una hélice. En todos los casos se relaciona con la muerte trágica y temprana. La figura del avión en trance fatal se observa en varias lápidas, y entre ellas es ilustrativa la correspondiente a la sepultura de Edgar Medina Briceño (fallecido en 1944), en la cual es mostrada la dramática imagen de una aeronave en llamas impactando en tierra.




En las estelas funerarias de los hermanos Arias Anexi (ya comentada en párrafos anteriores) y del capitán Jesús Zafrané se recurre a la imagen de una hélice (la parte por el todo) para hacer referencia a la causa de muerte dentro del discurso figurativo que dichas estelas pretenden comunicar. La evidencia de tal causa no es sin embargo soslayada desde que dicho componente es sostenido en la cúspide del monumento bien mediante un par de pilares, bien mediante una pareja de plañideras.



La escultura de un avión a pequeña escala (0,53 m. x 1,00 m. x 0.85 m.) sobre un pedestal de 1,20 m. de altura sirve por su parte de cabecera a la tumba del sargento Juan Sifontes Hernández, fallecido trágicamente a los diecinueve años de edad en 1950.


Elaborada en cemento armado y hierro e intervenida con pintura blanca y negra, esta obra, a diferencia de otras figuras de avión registradas en La Primavera, parece aludir más a la profesión del difunto que a la causa de su muerte, indicada de manera expresa en el epitafio sobre la lápida que descansa al pie del pedestal:  “SARGENTO/ TÉCNICO DE/ AVIACIÓN/ JUAN SIFONTES/ HERNÁNDEZ/ NACIO EN RIO/ CHICO/ EL 18-11-30/ Y MURIO TRAGI/ CAMENTE EN/ MARACAY EL/ 21-3-50 RDO DE/ SUS PADRES/ Y DE SU NOVIA”.







Se ha registrado en este cementerio contadas sepulturas con signos árabes o chinos que denotan al menos la pertenencia de los difuntos correspondientes a cada una de esas colonias. 








Solo en el caso de los signos árabes ha sido posible hallar indicios que remiten a la pertenencia de los difuntos a una fe específica, en este caso al Islam. Los sencillos túmulos en concreto de Afaf M. Atiyah (+ 21-09-1968) y de Abdul Yabbar A. Ismal (1976?) son expresión de los preceptos de esta religión, que desaprueban la construcción de tumbas monumentales y prohíben el uso de imágenes. Pero también, y sobre todo, la primera línea del texto en árabe sobre las paredes de estos túmulos recita el verso inicial del pasaje de la apertura del Corán o Libro Sagrado islámico: “En el nombre de Dios, Clemente, Misericordioso” (Los Funerales en el Islam, s.f., p. s/n).



NOTAS

[1] Todas las fotografías han sido tomadas por P. Hernández entre 2009 y 2011. 

[2] "Aquí descansa en las manos del Señor mi querido hijo y hermano Hubert Herich, nacido el 15-09-1936, fallecido el 06-06-1954. ¡Descansa en paz! Mamá y hermanas".

[3] La sepultura de David Lope Capriles López, fallecido el 12-04-1978, muestra la Estrella de David en la estela situada a la cabecera, y se encuentra fuera de los apartamientos.






FUENTES

Arola, R. (1986). Simbolismo del templo. Barcelona, España: Obelisco

La Cruz Ortodoxa. (s.f.). En El Arca de Nohé [Página Web en línea].   Disponible: http://www.elarcadenoe.org/ortodoxia/ortodoxo3.htm 

Escuela Magnético-Espiritual de la Comuna Universal. (2006). [Página Web en línea]. Disponible: http://members.tripod.com/catedra_virtual/  

La Estrella de David: (Magen David, Escudo de David). (s.f.).   En Iglesia de Dios (Israelita) [Página Web en línea]. Disponible: http://www.iglesiadedios-israelita.org/Estrella-David.html 

Ferriz Olivares, D. (Comp.). (1963). Libro negro de la francmasonería por el Muy Ilustre y Sublime   Gran Maestre Dr. Serge Raynaud de La FerriereCaracas: Gran Fraternidad Universal.

Figueroa, D., Albariño, J., Gutiérrez, P., Goldin, A. L. y Pagés, A. (2006). La masonería y la muerte: El simbolismo masónico de los cementerios. Acervo [Revista en línea], 5(1), 99-112. Disponible: http://www.acervohistoricozulia.com/descargas/acervo_rev1-vol5.pdf

Los Funerales en el Islam. (s.f.). [Libro en Línea]. Disponible: http://www.islamerica.org.ar/dofune1.html 

Mercader, A. (2008). El simbolismo masónico en el Cementerio judío de Coro. Heurística [Revista en línea], 9. Disponible: www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/21104/2/artículo7.pdf+El+simbolismo+mas%C3%B3nico+en+el+Cementerio+jud%C3%ADo+de+Coro&hl=es&gl=ve&pid=bl&srcid=ADGEESjysNeNUGoWMV6T5ux9fFD2-79oNAHOW1TuRfppjcrMvkkUhOjVbvyiyN70y2Y3qg1EHGBgbNvU&sig=AHIEtbQUK5xEdfROqGztgLafWRQtiMLdQ

Rivero, J. (s.f.). La Masonería. En Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y  María [Página   Web en línea]. Disponible: www.apologetica.org/masoneria_iglesia.htm


ACTUALIZACIÓN INFORMATIVA

Pérez Ramírez, A. (2016, Noviembre 26). El último vuelo de Carlos Meyer Baldó se precipitó a tierra en Las Delicias. CiudadMcy [Versión digital]. Disponible:  http://ciudadmcy.info.ve/index.php/aragua-2/18612-el-ultimo-vuelo-de-carlos-meyer-baldo-se-precipito-a-tierra-en-las-delicias

Foto extraída de CiudadMcy, 26-11-2016.

9 comentarios:

  1. Pedro, la verdad que leerte es un verdadero placer, cómo aprendo, me encanta, muchas gracias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Coye, Claudia... Tu amable comentario me impulsa a perseverar en el objetivo de mostrar la multiplicidad de aspectos de interés que puede ofrecer cualquier centro poblado, por pequeño y modesto que dicho centro pueda ser, y de contribuir con ello a reforzar el sentido de identidad y pertenencia indispensable para mejorar y mantener a niveles satisfactorios la calidad de vida de sus habitantes. ¡Menudo berenjenal!

    ResponderEliminar
  3. shalom, excelente articulo sobre los apartamientos extrajeros y no catolicos dentro del cementerio de la primavera en maracay y me fascino la existencia de tumbas islamicas y de una tumba judia, fuera del apartamiento judio que puede ser de anusim o de judios independientes

    ResponderEliminar
  4. y me gustaria que posibilidades hay de investigar la ubicacion de la una tumba cuyo nombre es simona reyes, y el año de fallecimiento fue 1990 espero muy gustoso su respuesta.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Yohann, por tu participación y tu amable comentario respecto de esta entrada. Revisé mes por mes y día por día el registro de inhumaciones en La Primavera correspondiente a 1990 y no aparece Simona Reyes. Solo encontré dos personas con alguno de los datos de la identificación que aportas: 1) Segunda Ángela Reyes de Reyes, de 76 años, inhumada el 29 de noviembre de 1990, y 2) Simona Diez (o Díaz) Lópes de Mariño(?), de 97 años, inhumada el 02 de diciembre de 1990. ¿Tal vez habría fallecido en otro año? Si lo averiguas, con gusto vuelvo a revisar los libros.

    ResponderEliminar
  6. SALUDOS EXCELENTE TRABAJO EL QUE REALIZA ME GUSTARÍA INVITARLO PARA UN REPORTAJE QUE ESTAMOS REALIZANDO CON LA TELEVISORA DE LA FANB SOBRE EL CEMENTERIO LA PRIMAVERA Y EL PANTEÓN DEL GOMEZ NOS SERVIRÁ DE GRAN AYUDA PARA INFORMAR COMUNICAR Y DENUNCIAR Y HACER VALE LA HISTORIA DE ARAGUA ¿ESTARÁ EN SUS POSIBILIDADES COLABORAR PRESTARNO SU VALIOSO CONOCIMIENTO PARA HACERLO LLEGAR A MILES ? ATTE S1ERO ISAAC ROSAL 04123488306

    ResponderEliminar
  7. SALUDOS EXCELENTE TRABAJO EL QUE REALIZA ME GUSTARÍA INVITARLO PARA UN REPORTAJE QUE ESTAMOS REALIZANDO CON LA TELEVISORA DE LA FANB SOBRE EL CEMENTERIO LA PRIMAVERA Y EL PANTEÓN DEL GOMEZ NOS SERVIRÁ DE GRAN AYUDA PARA INFORMAR COMUNICAR Y DENUNCIAR Y HACER VALE LA HISTORIA DE ARAGUA ¿ESTARÁ EN SUS POSIBILIDADES COLABORAR PRESTARNO SU VALIOSO CONOCIMIENTO PARA HACERLO LLEGAR A MILES ? ATTE S1ERO ISAAC ROSAL 04123488306

    ResponderEliminar
  8. Gracias por su participación y comentario. La idea primordial de este blog es dar a conocer el patrimonio urbano como factor de concienciación sobre la necesidad de procurar su puesta en valor y su preservación ciudadana. De manera que será un placer y un honor poder colaborar con ustedes. ¡Gracias por su amable invitación! Me pondré en contacto.

    ResponderEliminar
  9. Saludos amigo profesor le tengo unas cosas que quiero regalar un bolso de campaña Militar y unas botas de campaña para sus expediciones fui a buscarlo no encontré el sector solo recuerdo la calle la soledad 0416 8464411 mi cel

    ResponderEliminar