Follow by Email

sábado, 5 de septiembre de 2009

El Art Deco en Maracay (Parte III)

Pedro G. Hernández S.


Dentro de la tipología de vivienda unifamiliar es posible percibir este estilo gracias fundamentalmente a elementos formales y decorativos característicos en sus fachadas: formas de vanos de puertas y ventanas, remates del acceso principal o de las columnas, o bien motivos ornamentales en columnas, paredes y cornisas.


La mayoría de estas casas son de construcción modesta y su vínculo con el estilo art deco responde más a aspectos formales que funcionales. Ejemplo de ello es la sede de la organización Gnosis (calle 5 de Julio sur) cuya ornamentación está definida por el juego de formas rectangulares y verticales de sus vanos de ventanas y de sus cerramientos metálicos, así como por el remate escalonado de su fachada, por los motivos de líneas triples en un solo plano en su cornisa y por la presencia de una “escultura chata” sobre su acceso.




Frente al antiguo cine Aragua (calle Independencia, barrio Santa Ana), un inmueble llama la atención por su adornada cornisa de líneas y figuras florales simplificadas al máximo.




En la calle 10 de Diciembre una quinta de dos pisos, de formas lineales y aspecto compacto, ostenta una maciza cornisa con inconfundible estilo deco.



Puede observarse una variante del motivo de esta cornisa en los pilares de la verja de otra quinta, ubicada en la calle Mariño norte, posiblemente construida entre las décadas de 1940 y 1950.




En la calle San Juan, una modesta vivienda muestra por su parte una clara interpretación popular del repertorio deco, manifestado en el trío de líneas decorativas y en el remate escalonado en su fachada.





Una fotografía en ByN de 1931 muestra la desaparecida casa de la familia Potenza (ave. 19 de abril), [1] en cuya fachada, bastante ornamentada pero sobria y elegante, destacaban los vanos de ventana con arco dividido por un pilar intermedio o parteluz (recurso decorativo heredado del art nouveau y que también se presenta en los Telares de Maracay- ver foto a color), así como los cerramientos metálicos con motivos de rectángulos y círculos.





Una casa en la calle Junín norte -con zaguán de paredes y pisos decorados con azulejos y losas de cemento hidráulico con motivos de paisajes y arabescos, respectivamente, así como con fachada profusamente ornamentada con losetas en cemento recreando almohadillados y lacerías, no debió, tal vez, escapar al entusiasmo provocado por el estilo deco en sus mejores tiempos, sin renunciar por ello a sus formas republicanas.




Esta última referencia remite, en su indefinición estilística, al caso de la antigua vivienda de la familia Gómez Núñez, conocida como Casa de Doña Dolores Amelia (calle Santos Michelena oeste), la cual resultó de la reforma de una vieja propiedad de la familia de Santos Michelena -efectuada por el ing° André Potel en 1927- y que, tal vez por capricho de su nueva dueña, se tradujo en una feliz mezcla de localismo sevillano, de modernismo español y art nouveau (variantes regionales de lo que se dio en llamar Nuevo Estilo), y de art deco. Este último se manifiesta básicamente en detalles de elementos decorativos, especialmente en las rejas -con estilizados motivos de flora o bien de círculos y rectángulos-, así como en los pisos -ornamentados con figuras geométricas-, los cuales fueron eliminados por completo en una fuerte intervención realizada a inicios de la década de 1990 (ver foto en ByN).






Otra casa digna de considerar en este sentido es Villa Cristina (ave. Las Delicias), que fue construida hacia la década de 1930 y que perteneció al Dr. Rafael Requena, quien fue Presidente del estado Aragua entre 1929 y 1931. El general Juan Vicente Gómez la adquirió después para regalarla a su hija Cristina Gómez de Martínez, la cual habitó en ella hasta su fallecimiento en mayo de 2009.


Dentro de su simplicidad –o gracias a ella- este inmueble posee gran significación para la historia urbana de Maracay por su novedosa propuesta, sin duda pionera -en la tipología de vivienda unifamiliar- dentro del conjunto de edificaciones locales que anunciaban la entrada a la modernidad.


Debe destacarse que, contrario a otros edificios construidos durante la misma época en la ciudad, esta propuesta no se limitó al aspecto meramente formal, ya que se dejó la planta baja como un espacio abierto preferencial, delimitado por una serie de vanos cuadrados -convertidos más tarde en arcos de suave curvatura-, que permitían la comunicación con los jardines exteriores (ver foto en ByN). Con ello se proponía e imponía una funcionalidad que rompe con el esquema de diseño arquitectónico intimista basado en el patio central, heredado de la colonia.


Si hubiese que buscar indicios de art deco en esta vivienda de linealidad y compacidad evidentes, podrían presentarse como tales los ventanales en paneles acristalados y las fachadas en ladrillo a la vista que ya no presenta en la actualidad, así como el sutil acabado geométrico de sus columnas estructurales y el delicado ornamento fitomorfo de los capiteles de las columnas que sostienen la arquería de la planta baja, hoy día cegada hacia la avenida Las Delicias después de haberse eliminado el jardín por ampliación de esta vía.




[1] BOTELLO, Oldman (2007). Toponimia antigua de Maracay. Villa de Cura: Concejo Municipal de Girardot. [Foto: casa familia Potenza].
FLEITAS N., Germán (2003). Cristina Gómez, maracayera. Villa de Cura: Gobernación de Aragua. [Foto: Villa Cristina-ByN].
RUIZ, Pedro (1990). La Memoria de Aragua. Volumen I. Maracay: El Periodiquito. [Foto: Casa de Doña Dolores Amelia-interior-ByN].

6 comentarios:

  1. ¿Por qué, no siguió colocacan acceso a las imágenes en mayor tamaño?, a veces los detalles no se observan con una resolución tan baja.

    ResponderEliminar
  2. Inexperiencia, Orlando. Atenderé tu observación en próximas entregas.

    ResponderEliminar
  3. La sexta casa, comentada de arriba a abajo, dice que perteneció a la familia Potenza, sita en la 19 de Abril (frente a la Maestranza), realmente perteneció a la familia Tejero, de origen español.

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias por esta valiosa observación! Por cierto, siguiendo la recomendación de otro lector, he visitado el sitio MARACAY FOREVER (http://www.facebook.com/group.php?gid=7923738725) y me topé con una hermosa foto (la N°520),donde se aprecia con claridad, y en contexto,la casa en cuestión.

    ResponderEliminar
  5. `Pedro, Qué bonito detalle del capitel en esa última casa. Lo que pasa es que no concuerda con las proporciones de la casa, quizás por tanta alteración en sus proporciones y en sus vanos. ¿O sería que los capiteles los trajeron de otra parte para insertarlos allí? Me recuerdan la estética del Museo de Ciencia de Caracas, obra de Carlos Raúl Villanueva.

    ResponderEliminar
  6. Coincido en tu apreciación, nannina. Estos capiteles lucen hermosos, no sólo por el delicado trabajo de los motivos, sino también por la textura del material de que están hechas las columnas, una especie de arenisca, o tal vez, piedra artificial. Ahora que lo haces notar, me inclino a pensar que sean de introducción posterior: quizá principios de la década de 1950, o bien de la de 1970, oportunidades en las cuales la vía de Las Delicias fue objeto de ampliaciones.

    ResponderEliminar