Follow by Email

martes, 22 de septiembre de 2009

El Art Deco en Maracay (Parte V)

Pedro G. Hernández S.

Otras diversas tipologías de edificaciones que muestran la influencia del art deco –además de las que hasta ahora se han mencionado- pueden ser apreciadas en Maracay y en sectores aledaños de su área metropolitana. Una de ellas es la tipología de hotel, representada por el inconcluso hotel Rancho Grande, de tres niveles, comenzado a construir en 1933 por el ing° André Potel y enclavado en pleno bosque nublado del Parque Nacional Henri Pittier (decretado en 1937), en la vía El Limón- Ocumare de La Costa.
Una vista aérea[1] permite observar su extensa planta de 170 m. de longitud, cuya forma de hoz refleja el intento de adaptar la construcción a la topografía del terreno.



Otra foto permite apreciar una fracción de su fachada norte, [2] con formas redondeadas y amplios ventanales de paneles acristalados, detalles que remiten al período stream line. Sus instalaciones, que acusan un escaso mantenimiento, sirven de sede a una estación biológica y a otras dependencias del Instituto Nacional de Parques-Inparques y de la Universidad Central de Venezuela-UCV.




Dentro de la tipología de instalación penitenciaria se encuentra la cárcel Pública de Alayón (Barrio Alayón), construida en 1937. En dicho inmueble se manifiesta el estilo deco en las formas aquilladas de las colosales columnas y pilares que sostienen la garita y que flanquean su entrada principal.[3] La exagerada presencia de estas columnas y pilares -innecesaria desde una perspectiva funcional- denota una clara intención ornamental, y muy posiblemente simbólica.




Intervenciones posteriores para la ampliación de la cárcel han reducido el impacto visual de dichos elementos, y con ello esa sensación de fortaleza que los mismos conferían.[4]




La sede del Liceo Militar Libertador (avenida Bolívar este) [5] es una muestra de la aplicación del art deco en la tipología de cuartel. Según informa Oldman Botello, Cronista Oficial de Maracay, esta edificación fue diseñada por Luís Malaussena y construida en 1937.[6] El Inventario del Patrimonio Cultural correspondiente a Bienes Inmuebles del estado Aragua, publicado en 1992 por el Consejo Nacional de la Cultura-CONAC, atribuye en cambio la autoría a Carlos Guinand Sandoz (1920), lo identifica como Escuela de Aviación Militar y lo describe como “un edificio que se inscribe dentro del modernismo aunque presenta elementos formales del art deco y de la arquitectura medieval de carácter militar”.[7]



Señala además esta publicación que después de 1936 se le añadió un piso a las alas laterales y se realizaron ligeras variantes en la expresión formal. En todo caso, los rasgos deco, expresados fundamentalmente en la torre central de acceso y en detalles decorativos en su fachada, fueron conservados. Esta edificación fue declarada Monumento Histórico Nacional según Gaceta Oficial n° 35.441, del 15 de abril de 1994.



De 1920 son los hangares proyectados por el ing° Alejandro Salas Díaz para la escuela de aviación militar (ave. Las Delicias con ave. 19 de Abril) y que hoy forman parte de la sede del Museo Aeronáutico. Su fachada principal posee columnas de sección cuadrada y fuste estriado, y cuyos capiteles presentan motivos alegóricos a la fuerza aérea –aspas de aviones
y alas- en una clara exaltación al “triunfo del dominio de la locomoción y la velocidad” que vincula esta obra al art deco ya en épocas tempranas a nivel nacional.




Se percibe, por otra parte, una posible interpretación del Nuevo Estilo finisecular (Art nouveau, Modernismo español o Arte joven, Liberty, Jugendstill, etc.) en el tratamiento ornamental de las columnas. En virtud de esta interpretación se habría extremado la estilización del profuso detalle característico de dicho estilo (ver foto superior),[8] estilización que, por cierto, ya había desarrollado de manera singular Antonio Gaudí (ver foto inferior),[9] destacado representante del modernismo español.







Columnas del pabellón alemán en la Exposición Universal de 1900 en París (foto ByN) y de la escalera de la Casa Milá o La Pedrera en Barcelona-España (1905), obra de Gaudí (foto a color).



Del mismo año serían probablemente las tribunas del Hipódromo de Maracay,[10] cuando, para dar cabida a las instalaciones de la escuela de aviación militar, éste fuera reinstalado en el espacio que hoy ocupa el complejo cultural Santos Michelena en la avenida 19 de Abril. En dichas tribunas, hoy desaparecidas, destacaban las abstractas formas de las columnas y la greca que adornaba el entrepiso, en un tratamiento estético que vincula esta obra con las propuestas del art deco.




Esta idea formal de las columnas se repite en el arco truncado levantado por la municipalidad de Girardot en 1953 en la antigua carretera nacional cerca del límite con el estado Carabobo. La posible reminiscencia deco de dicho monumento encuentra sustento en las formas redondeadas del puesto de alcabala cercano, con su vano de ventana continuo y acristalado.





En 1919 se inauguraba a medio hacer, con las exequias de Alí Gómez (hijo del general Juan Vicente Gómez), el Mausoleo de la familia Gómez, obra de Antonio Malaussena, concluida y posiblemente modificada por Emilio Lachalle a la muerte del autor. Sobre su estilo, el inventario del CONAC habla de un “tipo morisco, de exagerado eclecticismo rematado por una cúpula que acentúa más su arquitectura”.[11] El mismo inventario reconoce un hermetismo en cuanto al diseño de la nave central. Y es que, aparte de los motivos geométricos de los cerramientos en hierro forjado o del sol radiante en el tragaluz cenital, [12] es difícil no percibir elementos –y afanes- decorativos del art deco en la fachada original con ladrillos a la vista, en los tríos de líneas que decoran las columnas estructurales y en los arcos acartelados de la galería, también conocidos como arcos mayas.











El zoológico de Las Delicias, el primero creado en el país (hacia 1915), constituye otro ejemplo de recreación popular del art deco. Esta recreación se manifiesta en las plantas poligonales y en los detalles geométricos de la sencilla decoración de las jaulas más antiguas, así como en el diseño de las pocas macetas individuales que subsisten.






De 1928 eran los baños públicos[13] mandados construir por el general Gómez en los predios del zoológico y que posiblemente fueron demolidos junto con el pabellón o dancing en una intervención llevada a cabo en 1982. Se trataba de una sencilla construcción a doble altura y de planta rectangular que encerraba el amplio espacio de la piscina y sus instalaciones de servicio. La probable influencia deco en este inmueble se deduce de los detalles moriscos que ostentaban sus vanos de puerta y de ventanas -estos últimos dispuestos a diferente altura-, así como en el rico revestimiento en azulejos de las paredes interiores.





FUENTES

[1]CRESPO, Luís Alberto (1997). Henri Pittier. Caminante y morador de nuestro trópico. Caracas: Cementos Caribe. [Foto: Vista aérea del antiguo Hotel Rancho Grande-color/ José Voglar].

[2] INSTITUTO DEL PATRIMONIO CULTURAL-IPC (2006). Municipios Mario Briceño Iragorry y Ocumare de la Costa de Oro, estado Aragua. Caracas: Instituto del Patrimonio Cultural. Catálogo de Patrimonio Cultural Venezolano. Región Centro Oriente: AR 03-18. [Foto: antiguo hotel Rancho Grande- color].

[3] BOTELLO, Oldman (2007). Toponimia antigua de Maracay. Villa de Cura: Concejo Municipal de Girardot. [Foto: Cárcel Pública de Alayón - ByN/ Ángel Párraga].

[4] INSTITUTO DEL PATRIMONIO CULTURAL-IPC (2007). Municipios Girardot y Francisco Linares Alcántara, estado Aragua. Caracas: Instituto del Patrimonio Cultural. Catálogo de Patrimonio Cultural Venezolano. Región Centro Oriente: AR 03-17. [Fotos: Cárcel Pública de Alayón-color; Liceo Militar Libertador-color; hangares de la antigua Escuela de Aviación Militar; arco truncado en la antigua carretera nacional Maracay-Valencia ].

[5] A.M. [En línea], puesto en línea febrero 2009. URL: http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=836740. [Foto: Liceo Militar Libertador - ByN].

[6] BOTELLO, Oldman. “Patrimonio de Girardot disparatado”. [En línea], puesto en línea el 22 y 25 de noviembre de 2007. URL: http://www.elperiodiquito.com/.

[7] CONSEJO NACIONAL DE LA CULTURA-CONAC (1992). Inventario del Patrimonio Cultural. Bienes Inmuebles. Aragua. Caracas: Autor. (Código del bien cultural: ARG-MAY-024).

[8] HUYGHE, Rene y RUDEL, Jean (1976). El arte y el mundo moderno. Volumen 12: de 1880 a 1920. Barcelona (España): Editorial Planeta, S.A. [Foto en ByN de columna de la entrada al pabellón alemán en la Exposición Universal de 1900].

[9] CIRICI, Alexander . “Modernismo”. En: Historia del Arte (1976). Barcelona (España): Salvat editores, S. A. Tomo 10 [Foto a color de escalera de la Casa Milá o La Pedrera en Barcelona-España (1905), obra de Gaudí].

[10] MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO DE MARACAY MARIO ABREU-MACMA (1996). Maracay. Espacio y Memoria. Maracay: CONAC y Gobierno de Aragua. [Foto: Tribunas del antiguo Hipódromo de Maracay; Mausoleo de la familia Gómez/ Luís Felipe Toro].

[11] CONSEJO NACIONAL DE LA CULTURA-CONAC (1992). Inventario del Patrimonio Cultural. Bienes Inmuebles. Aragua. Op.cit. (Código del bien cultural: ARG-MAY-026).

[12] MENDOZA, Soledad (1994). Así es Maracay. Bogotá: Ed. Diagrama C.A. [Foto: Mausoleo de la Familia Gómez- interior/ Guillermo de Yaworsky].

[13] AMENGUAL SOSA, Vicente. “Testimonios de la Maracay vieja: al lado del zoológico”. [En línea]. URL: http://brevedad.blogspot.com/search?updated-max=2008-03-10T15%3A25%3A00-07%3A00&max-results=7. [Foto: Baños públicos del zoológico de Las Delicias (1975) / Vicente Amengual].

6 comentarios:

  1. Querido Pedro, qué alegría saber que tienes un blog, eres increíble. Desde ya me hago seguidora. En horabuena!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Claudia!¿Y qué más?... tu energía y versatilidad me sirven de ejemplo y motivación. Los años dedicados -a veces con suerte y otras no con tanta- a esto de la salvaguarda del patrimonio me han hecho comprender que si no hay concienciación acerca de nuestro legado cultural no habrá tampoco mucho que esperar ni de nuestros gobernantes (quienes nunca darán prioridad a la puesta en valor del patrimonio), ni de nosotros los ciudadanos (quienes siempre nos preocuparemos demasiado poco ante el creciente deterioro de dicho patrimonio). Éste es un intento de aportar aunque sea un poquito a esa concienciación. ¿Quién quita?...

    ResponderEliminar
  3. Pedro, me encanta este trabajo, es uno de los mejores blogs sobre Maracay. Yo estoy construyendo uno que se llama Historias de Maracay que te invito a visitarlo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Zandra. Gracias por tu comentario. Estuve enfrascado en mi tesis de Maestría y tenía abandonado el blog. Pronto lo retomaré. Y gracias también por contribuir con tu aporte al conocimiento sobre nuestra ciudad.

    ResponderEliminar
  5. pedro, estoy fscinada con tu blog...Gracias por información tan valiosa.

    ResponderEliminar
  6. Pedro Hernández dice:
    Gracias, Graciela. Es motivador recibir comentarios de los lectores; saber que lo que se escribe con la intención de dar a conocer el patrimonio urbano de Maracay está llegando a personas diversas y entusiastas. ¡Espero seguir contando con tus mensajes de aliento!

    ResponderEliminar