Follow by Email

miércoles, 19 de octubre de 2016

A propósito del programa municipal de renovación urbana y la Vertical Vibrante Plata de Alejandro Otero


Días atrás, el diario regional El Aragueño publicó una nota, proveniente de Prensa de la Alcaldía de Girardot, relacionada con el ornato de la avenida Constitución de Maracay, "específicamente en el límite con el municipio Santiago Mariño".

Según lo que permite apreciar la fotografía que acompaña la nota, el ornato ha consistido en una intervención bastante modesta de las "áreas verdes" del lugar en cuestión, y sobre la que el ciudadano Víctor González, presidente del Instituto de Mantenimiento Urbano de Girardot (Imug), se refiere como "un proyecto sustentable de renovación urbana, en pro de darle a esta zona un sentido más armónico y progresivo".

Foto: Prensa Alcaldía Girardot, El Aragueño (2016, Septiembre 20).

A mi modo de ver, y por decir lo menos, la imagen no genera entusiasmo alguno sobre el resultado, desde el punto de vista estético, de la referida intervención. González pareciera adelantar un justificativo con estas palabras: ..."estamos evaluando cada ornato de la ciudad con criterio urbano y sostenible para que sean de poco mantenimiento, utilizando plantas de diferentes especies con alta resistencia al sol y a la lluvia, así como cobertura con materiales inertes como las gravas y gravillas, para dar textura a los diferentes elementos creados en el diseño".

Pero la imagen no ayuda, para nada. Aunque el concepto y la intención sean valederos, definitivamente no se percibe diseño por ninguna parte, y en consecuencia, el esfuerzo de renovación (que es siempre de agradecer por parte de la ciudadanía) se diluye, no es atractivo, no atrapa; en fin, no convoca a la identidad y al sentido de pertenencia.

A la luz de estos comentarios, la nota publicada no hubiese tenido mayor trascendencia si no fuese por el último párrafo, agregado allí casi como al vuelo, donde se informa del próximo inicio de "la reestructuración del espacio ubicado en el distribuidor de Tapa Tapa", en la entrada occidental a Maracay.

Me pregunto entonces -un tanto inquieto considerando el pobre resultado de lo que se ha hecho en la punta este de la ciudad- ¿qué cosa implicará el término "reestructuración" dentro de este contexto noticioso?


Pongo en autos: el distribuidor de Tapa Tapa tiene como elemento estructurante la llamada Plaza El Óvalo, incluída en el Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004-2007 (IPC, 2006) y descrita en el mismo como un espacio ajardinado construido durante la administración municipal de la ciudadana Marlene Ortiz (1989-1992), para colocar la obra Vertical Vibrante Plata de Alejandro Otero (https://es.wikipedia.org/wiki/Alejandro_Otero) . Esta estructura-escultura cinética había estado ubicada en la isla de la avenida Bolívar este, frente al Club de Suboficiales, desde su adquisición durante la administración regional del ciudadano Ildegar Pérez Segnini (1964-1967).

La Vertical Vibrante Plata de Alejandro Otero en la Plaza El Óvalo, a la entrada oeste de Maracay. Foto: P.G.H.S. (2001).


Señala Diehl (2001) que esta obra de Alejandro Otero es la primera de una serie (iniciada hacia 1967-1968) de obras destinadas a ocupar un espacio en la ciudad. "Son finas, elegantes y altas construcciones metálicas, cuya materia o tipo le gusta variar....Todas se animan, sea con un motor, sea únicamente con el viento sobre las aletas incorporadas en ellas y que a veces producen efectos sonoros. Desde entonces, se adelanta con método y confianza por esta vía triunfal, muy pronto internacional.... Con el concurso necesario para entonces de ingenieros que calculan armazones y materiales, puede desarrollar sus inventos tan innovadores, elaborando formas cada vez más amplias y majestuosas" (p. 135).


Es probable que la concepción de Plaza El Óvalo estuviese animada por la intención de ofrecer a tan significativa obra un escenario de mayor merecimiento que aquel que ocupara por algo más de dos décadas entre los canales de circulación de la avenida Bolívar. Sin embargo, la falta de mantenimiento por parte de las administraciones municipales siguientes tanto de este espacio -vedado al trajín peatonal- como de la obra que albergaba -poco conocida respecto de su valor como hito artístico nacional- propició caminos hacia una sustracción relativamente cómoda - y quién sabe si paulatina -de los cuatro juegos de aletas de aluminio (doce en total) que animaban con su movimiento esta escultura cinética. No se conocen los responsables de este hecho ocurrido en 2004, y las autoridades no parecen darse por enteradas a pesar de que en 2006 la obra fuera incorporada en el Registro General del Patrimonio Cultural de Venezuela y de que en el catálogo correspondiente se advierta que "la institución responsable de este bien está en la obligación legal de tomar las medidas necesarias para conservarlo y salvaguardarlo, notificando al Instituto del Patrimonio Cultural sobre estas actuaciones" (IPC 2006, p.170). [1]

Aspecto de la Vertical Vibrante Plata de Alejandro Otero, luego de la sustracción de sus doce aletas. Foto extraída de IPC (2006).


En 2007 el Centro de Arte La Estancia, institución socio-cultural de la industria petrolera venezolana (PDVSA), inició la restauración del Abra Solar, obra del mismo autor [2] conformada por una estructura de acero inoxidable de 16x42 m. y por 33 "mariposas" giratorias de aluminio, las cuales también fueron objeto de sustracción. La restauración fue efectuada en el transcurso de ese mismo año y en ella participaron Gil Otero, hijo del artista, quien intervino en el montaje original de la obra, y el ingeniero Mikel Arbeloa. A diferencia de un cuarto de siglo atrás, contaron esta vez para el efecto con los recursos tecnológicos nacionales: las 33 mariposas, cuyo prototipo tomó cuatro meses en ser elaborado,  fueron realizadas en un taller ubicado en Fila de Mariches (estado Miranda). Un paisajismo y un sistema de iluminación adecuados realzan el lugar de emplazamiento de la obra, pero también procuran la protección física de la misma.

Alejandro Otero y su Abra Solar (1982). Foto extraída de El Abra Solar, op. cit.


En noviembre de 2008, el Centro de Arte La Estancia hizo entrega de Espejo Solar II, otra obra de Alejandro Otero, ubicada en la plaza central del edificio CADAFE de El Marqués (Caracas), también rehabilitada por dicho centro en un lapso de diez meses y con el concurso de Gil Otero y David Beraia. El mantenimiento que recibió la obra en cuestión, a un costo de BsF. 332.000, "implicó procesos como limpieza con chorro de arena de la estructura principal, para dejar el metal sin pintura ni óxido; aplicación de fondo anticorrosivo; aplicación de poliuretano resistente a la luz ultravioleta y a la intemperie; limpieza de todas las velas giratorias y reparación de los golpes en las láminas de acero inoxidable que conforman las velas. Además, se fabricaron las barras y tensores de las velas giratorias para reemplazar las pre existentes. También se fabricaron las 14 chumaceras superiores y 14 inferiores, las cuales poseen estoperas que impiden que el sucio y el agua dañen el sistema de giro. El diseño de estas es el mismo utilizado en el Abra Solar de la Plaza Venezuela. Asimismo los ejes fueron realizados en acero inoxidable y mecanizados con tornos de precisión para garantizar que fueran idénticos a las piezas originales. Luego se cortaron y retiraron todos los pivotes de las veletas para reemplazarlos por pivotes nuevos, dado que los anteriores se encontraban desgastados y corroídos por la intemperie. Finalmente, se procedió al montaje de todas las velas en la escultura y a su iluminación artística" (ABN: El Espejo Solar..., 2008).

Una semana más tarde estaba proyectada la entrega de otra obra rehabilitada: Los Cerritos, de Alejandro Otero y Mercedes Pardo, ubicada en la entrada de la autopista Caracas-La Guaira. Señalaba entonces Beatriz Sansó, gerente general de PDVSA-Centro de Arte La Estancia que el conjunto de estas rehabilitaciones "enaltece y da justo valor.... a la obra y figura del insigne maestro guayanés (....) y forma parte del eje de rehabilitación patrimonial del Centro, el cual tiene como propósito fortalecer la cultura e identidad venezolanas, así como devolver el esplendor y la grandeza de emblemáticos patrimonios históricos y artísticos de excepcional valor" (op. cit.; resaltado nuestro).


PDVSA-La Estancia constituyó un importante apoyo para la reciente rehabilitación de la Plaza Bolívar de Maracay (ver entrada del 15 de febrero de 2015). ¿Por qué no insistir en recurrir de nuevo a dicha institución para la restauración la Vertical Vibrante Plata, teniendo como fundamentos el propósito señalado por su gerente general y la indudable experiencia institucional adquirida con la intervención de otras obras de Otero? Tal vez, perseverando, Maracay pueda lucir para su próximo aniversario un hito digno y significativo en la entrada Oeste a la ciudad desde la Autopista Regional del Centro (ARC), como lo son ahora las redomas de El Avión y de El Obelisco en la entrada Este desde la misma arteria vial.



NOTAS

[1] El 19 de junio de 2007, la Asociación Civil "Hacienda La Trinidad" hizo entrega de comunicación dirigida a la Superintendencia del entonces Servicio Autónomo de Cultura del Municipio Girardot-SACUMG (ACT-013-07), mediante la cual se le hacía llegar "copia de información aparecida en el diario Últimas Noticias el día 12 de los corrientes, referida a la rehabilitación de la obra 'Abra Solar' por parte del Centro de Arte La Estancia-PDVSA, con una inversión de un millardo de bolívares". Según dicha información, la obra mencionada sería restituida a la Plaza Venezuela de Caracas en ocasión de conmemorarse el 440 aniversario de la ciudad. Sugería la comunicación en cuestión aprovechar la oportunidad para intentar gestionar el apoyo del Centro de Arte La Estancia-PDVSA para la recuperación de la obra del mismo autor "Vertical Vibrante Plata", situada en la Plaza El Óvalo de Maracay, y se añadía el dato de que existía una obra posterior similar, titulada "Vertical Vibrante Plata y Oro", ubicada en el Hotel Caracas Hilton, lo cual supondría el ahorro del diseño de un prototipo de las aletas sustraídas a la obra de Maracay. Se proponía además acompañar la solicitud de apoyo a La Estancia con un listado de firmas de adhesión de artistas regionales y otros representantes del sector cultural aragüeño. De más está decir que no hubo respuesta -ni en favor ni en contra de la sugerencia- por parte de la Administración de turno de la Alcaldía de Girardot, organismo responsable de la salvaguarda de la obra.

[2] El Abra Solar de Alejandro Otero es producto del desarrollo de la idea iniciada con su obra Vertical Vibrante Plata, ubicada en Maracay. Ambas obras se basan "en los estilos cinético, Op Art, Kinética (cinetismo bajo la premisa del movimiento) y el abstraccionismo geométrico instaurado por el grupo 'Los Disidentes' en 1945, organización a la que Otero perteneció y que proponía experimentaciones de un arte neofigurativo, es decir, nuevas formas visuales y percepciones del arte que rompen con el figurativismo clásico". El Abra Solar formó parte de la muestra del Pabellón Venezuela en la XL Bienal de Venecia (1982), para luego (en 1983) ser instalada en la Plaza Venezuela de la ciudad de Caracas (@pdevsalaestancia, s.f.; El Abra Solar, 2015).



FUENTES

ABN: Espejo Solar II vuelve a brillar en El Marqués. (2008, Noviembre 14). Disponible: http://lisablackmore.net/?p=527

El Abra Solar de Alejandro Otero. (2015, Agosto 17). Disponible: http://abuenavoz.com.ve/el-abra-solar-de-alejandro-otero/

Diehl, G. (2001). El arte en Venezuela en los años 50. Caracas: CONAC.

Instituto del Patrimonio Cultural-IPC. (2006). Municipios Girardot y Francisco Linares Alcántara, estado Aragua. Caracas: IPC. Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004-2007. Región Centro Oriente: AR 03-17.

@pdvsalaestancia. (s.f.). El Abra Solar, de Alejandro Otero... Disponible: http://www.imgrum.net/user/pdvsalaestancia/202899472/1005959112686954216_202899472

Reinaugurado en Plaza Venezuela el "Abra Solar" (2007, Noviembre 10). Disponible: http://www.sabanagrandeonline.com/site/index.php?option=com_content&task=view&id=59&Itemid=1


ACTUALIZACIÓN INFORMATIVA

Alcaldía de Girardot ejecuta rehabilitación en el ornato de Tapa Tapa. (2017, Enero 20). El Aragüeño [Versión digital]. Disponible: http://elaragueno.com.ve/region/alcaldia-de-girardot-ejecuta-rehabilitacion-en-el-ornato-de-tapa-tapa/

..."Víctor González, presidente del Instituto de Mantenimiento Urbano de Girardot (Imug).... destacó que durante los trabajos de restauración se efectúa la instalación de adoquines para la creación de caminerías y la recuperación de la obra cultural del lugar [sic] (...) Para finalizar, González manifestó que por instrucciones del alcalde Pedro Bastidas, rehabilitarán otros espacios de uso común en la jurisdicción, para contribuir con la sana convivencia de todos los maracayeros". (Texto y foto  extraídos de El Aragüeño, 20 de enero de 2017).



2 comentarios:

  1. No sabía que esa escultura era de Otero...creía que era una antena...risas. Gracias hermano por este aporte

    ResponderEliminar
  2. La verdad, Alí, es que tal como luce hoy día, despojada de lo que le daba sentido, podría pasar por una antena. Luego está la ausencia de una política municipal destinada a concienciar a la ciudadanía y a sus propios funcionarios. Por eso pasan cosas como la tardía declaratoria como patrimonio de las casas inglesas... ¡luego de que desapareciera la mitad de ellas!, o como la autorización municipal para derribar la quinta El Vergel, la casa de infancia de Isaac Chocrón e integrante del conjunto arquitectónico conocido como Barrio Catalán. ¡Esperemos no encontrarnos con la sorpresa de que hayan desmontado lo que queda de la obra de Otero para venderla como chatarra!

    ResponderEliminar