Follow by Email

jueves, 14 de octubre de 2010

Cementerio La Primavera de Maracay. Resumen, parte I


Tras casi un año de esfuerzo ininterrumpido, defendí en julio mi trabajo para optar al grado de Maestría en Museología por la Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda (UNEFM), con sede en Santa Ana de Coro (estado Falcón, Venezuela).

El abordaje de los cementerios tradicionales como tema de investigación es todavía poco frecuente en Venezuela; más aún en el área de la museología. Una visión abarcadora e interdisciplinaria de estos espacios en todo el territorio nacional, tal como viene ocurriendo en países como Brasil y Argentina, sin duda arrojará datos de gran interés para entendernos como venezolanos.

En principio publico aquí, en tres entregas, el resumen de mi trabajo. Posteriormente, presentaré las diversas secciones –fotos incluidas- que dan cuenta de los resultados del estudio.




HACIA LA PUESTA EN VALOR DEL CEMENTERIO
LA PRIMAVERA DE MARACAY (ESTADO ARAGUA).
APORTES DESDE UNA PERSPECTIVA MUSEOLÓGICA

(Trabajo presentado como requisito parcial para optar al Grado de Magíster en Museología)


Autor: Pedro G. Hernández S.
Tutor: Gabino Matos



CAPÍTULO I
EL PROBLEMA



En la Carta Internacional de Morelia (2005) se reconoce de manera expresa el valor patrimonial de los sitios, monumentos, conjuntos y elementos funerarios contenidos particularmente en los cementerios tradicionales. El cementerio La Primavera de Maracay responde a dicha tipología, y su uso como lugar preferente de inhumaciones en Maracay hasta 1976 lo convierte en una suerte de documento patrimonial sobre la ciudad, expresado en monumentos, epitafios, obras de arte y manifestaciones culturales asociadas a lo fúnebre. No obstante ello, este cementerio se encuentra sometido a factores de deterioro ambiental, biológico y antrópico que comprometen sus bienes de interés cultural, y con ello la identidad y el sentido de pertenencia de quienes hacen vida en Maracay. El inminente colapso del Jardín Metropolitano de Maracay, inaugurado en 1976, ha obligado a la municipalidad de Girardot a emprender acciones destinadas a aumentar la capacidad de carga de ese recinto funerario. Estas acciones también implican el reacondicionamiento del cementerio La Primavera, según consta en el plan de gobierno presentado en campaña electoral por el actual alcalde del municipio Girardot (http://www.alcaldiagirardot.gov.ve/). Toda intervención que conlleve la concreción de esta idea debe por fuerza basarse en estudios abordados desde disciplinas diversas, incluida la museología, que den cuenta de la totalidad de los elementos que conforman este cementerio y de los rasgos que lo caracterizan.


Objetivos de la Investigación


Objetivo General


Determinar el valor patrimonial y las posibilidades museológicas de los bienes de interés cultural del cementerio La Primavera de Maracay, de cara a su eventual puesta en valor, sistematizando información útil para orientar acciones de salvaguardia del espacio y los bienes de este recinto funerario.


Objetivos Específicos


1. Determinar la diversidad y tipología de los monumentos y otras expresiones materiales existentes en La Primavera, aplicando criterios establecidos para el registro y evaluación de los bienes materiales de interés cultural.
2. Estimar la significación patrimonial y referencial, tangible o intangible, de los bienes materiales de interés cultural ubicados en La Primavera.
3. Proponer ideas para la conformación de rutas temáticas como estrategia museológica para una eventual puesta en valor del cementerio.
4. Sugerir orientaciones generales para la preservación del espacio y de los bienes del cementerio La Primavera, tomando como base principios teóricos y normas técnicas pertinentes.



CAPÍTULO II
MARCO TEÓRICO



Los Cementerios como Museos de Sitio


Sobre la base de la concepción institucional de museo contenida en los Estatutos de 1974 del Consejo Internacional de Museos (ICOM), surgió el término museo de sitio (Site Museum), vinculado en sus orígenes a la idea de preservar en su contexto la cultura de una comunidad determinada. Más tarde dicho término fue ampliado por ICOM para definir un museo destinado a proteger la propiedad natural o cultural, mueble o inmueble, en su lugar original. El reconocimiento en 1998 del Cementerio de San Pedro de Medellín (Colombia) como museo de sitio por parte de la Red de Museos del Departamento de Antioquia significó la propuesta de nuevos modelos de recuperación de espacios de valor patrimonial y el desarrollo de un trabajo de conceptuación, en el que el arte asociado al tema de la muerte pudiera ser entendido y aceptado por la comunidad como recurso educativo y de sensibilización. Esta experiencia representa un respaldo a la idea de abordar desde la óptica museológica el estudio de los cementerios tradicionales, y en particular a la factibilidad de sugerir ideas de carácter museal para el cementerio La Primavera de Maracay, acordes con las potencialidades que al respecto logren determinarse con el presente trabajo investigativo.


Los Cementerios y Sus Colecciones


Para Abonce, Contreras Soto y Franco Bonilla (2007. Disponible: http://www.eumed.net/ %20cursecon/ecolat/mx/2007/rcs-muerte.htm), el cementerio tradicional es un espacio cultural como sistema de objetos, lleno de símbolos y significados, y rico en obras de arte, cuyo conjunto constituye un todo complejo que señala la demarcación entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Los cementerios de este tipo representan uno de los principales testimonios de la historia de un país, toda vez que estos sitios son fuente de información histórica, antropológica, arqueológica, estilística, sociológica y económica, entre otras áreas de interés, así como testimonio de la evolución cultural y artística a través del tiempo (Buscan Declaratoria, 2005, Abril 13. Disponible: http://paginaah.inah.gob.mx:8080/sPrensa/Servlets/%20sSalaPrensa04?sFecha=13%20de%20abril%20de%202005). Bajo la perspectiva del cementerio como museo, los bienes culturales que posee son susceptibles de ser considerados como colecciones de carácter diverso, y en tal sentido ser registrados, descritos, categorizados, organizados, conservados y divulgados en el marco de los fines de toda institución museística y mediante actividades propias de la misma.


Las Posibilidades Museológicas en los Cementerios


El Cementerio de San Pedro en la ciudad de Medellín (Colombia) y el Cementerio General de Lima (Perú), hoy llamado Presbítero Maestro, son pioneros en Latinoamérica en su carácter de museo, con el reconocimiento del Consejo Internacional de Museos (ICOM). El Cementerio de San Pedro (inaugurado en 1842) ha sido el primero de América Latina en ser aceptado, en 1998, dentro de la tipología de museo de sitio por el Consejo Internacional de Museos. Obtuvo además su declaratoria como Bien de Interés Cultural de carácter Nacional en 1999, circunstancia que aseguró la conservación de este recinto funerario, el cual presentaba un alto grado de deterioro. El desarrollo de las estrategias del proyecto de recuperación de este cementerio ha reintegrado este cementerio a la vida de la ciudad y lo han convertido en un singular espacio para el aprendizaje y la reflexión mediante la investigación, la participación y la acción. El Cementerio General de Lima, inaugurado en 1808 y declarado Monumento Artístico Nacional en 1972, fue también designado museo en 1999 a fin de llevar a cabo un programa de investigación, valoración, restauración y conservación del arte funerario erudito y popular contenido en más de ochocientas tumbas y mausoleos, y doscientos cincuenta mil nichos. Las experiencias obtenidas con estos dos singulares museos poseen fuerza motivadora para concretar propuestas semejantes en otros cementerios de Latinoamérica.


Las Posibilidades de Musealización del Cementerio La Primavera

El cementerio La Primavera no escapa a la realidad que afecta en mayor o menor grado los cementerios tradicionales, particularmente los de Venezuela. Su inauguración en 1915 tuvo lugar durante una época en la que Maracay venía siendo objeto de una promoción urbanística y económica que favoreció la inmigración y conformación de un grupo social de cierta relevancia, el cual, por otra parte, no parece haber llegado a consolidarse pese al amparo de treinta años de privilegios en favor de la ciudad. Razones como éstas pudieron haber contribuido a que La Primavera no muestre en principio gran riqueza de bienes de interés cultural en comparación con otros cementerios tradicionales de Venezuela. Visitas de recorrido preliminares permitieron sin embargo detectar rasgos que parecen haber aportado méritos suficientes para que en 2006 este cementerio fuese incluido en el Registro General del Patrimonio Cultural de Venezuela, y que abren la posibilidad de lecturas diversas, entre las cuales aquélla desde una perspectiva museológica, capaz de traducirse en sugerencias para la conformación de rutas temáticas.



NOTA

La foto que ilustra la presente entrada corresponde a la capilla de este cementerio, inaugurada el 17 de diciembre de 1930 (Botello, O. Maracay: Noticias del viejo valle. Maracay: Concejo Municipal del Distrito Girardot. 1980, p.276).

No hay comentarios:

Publicar un comentario