Follow by Email

jueves, 28 de octubre de 2010

Cementerio La Primavera de Maracay. Resumen, parte III



Acceso norte al cementerio La Primavera de Maracay, con su puerta monumental en herrería artística de forjado, la cual data probablemente de 1918.

Colección de Monumentos Funerarios con Autoría

Han sido registradas en este recinto dieciséis firmas marmolistas nacionales y locales gracias a la identificación que subsiste en monumentos y objetos de mobiliario provistos por ellas. No obstante, sólo han sido consideradas las empresas más conocidas a nivel nacional, es decir, J. Roversi, F. Roversi M., E. Gariboldi y Fco. Pigna Sucrs.

J. Roversi. En La Primavera puede apreciarse ocho monumentos funerarios de la firma J. Roversi o J. Roversi Sucs. El más antiguo identificado data de 1916 y consiste en un elemento horizontal en mampostería y revoque de hormigón, en combinación con un cipo pilastra rematado por una cruz en herrería artística con aplicaciones de latón. Su mayor significación reside en que sus formas reproducen las del tipo sarcófago acostumbrado en el siglo XIX. El monumento más reciente de esta firma, posiblemente de 1937, retoma un esquema de cuerpo horizontal con superficie inclinada. En su extrema sencillez, destaca la lápida en mármol embutida que ostenta un crucifijo en el mismo material.

F. Roversi M. En La Primavera se ha registrado veintidós monumentos con la identificación de F. Roversi M., siendo posiblemente el más antiguo una tumba revestida en granito, construida hacia 1940, y cuyo diseño responde al esquema general que será de uso frecuente en dicho cementerio, por parte de ésta y otras empresas marmolistas, durante los próximos veinte años: un elemento horizontal delimitado por pilares con cerramiento de cadenas, rejas o tubos, y uno vertical a la cabecera, que generalmente sirve de base a un crucifijo o a una imagen de bulto religiosa La obra registrada de fecha precisa más tardía (1960) constituye un monumento particularmente interesante debido a su propuesta estética de avanzada sobre la recreación de formas decimonónicas, lo cual representa un desvío notorio en la habitual producción de la firma.

E. Gariboldi. En La Primavera han sido registrados apenas tres monumentos funerarios con identificación de la firma E. Gariboldi (o E. Gariboldi S.), de los cuales sólo en uno se ha encontrado una datación de referencia: 1926. Dos de ellos han sido concebidos en el mismo esquema estilístico: un elemento horizontal de mínimo espesor y uno vertical de cabecera que predomina. El tercer monumento consiste en un elemento horizontal de tres cuerpos escalonados y revestimiento en caliza texturizada que contrasta con la sensación de sosiego propuesta en los otros dos monumentos de dicha firma.

Fco. Pigna Sucrs. En La Primavera se ha registrado nueve monumentos identificados por esta firma, la mayor parte en malas condiciones de conservación. A juzgar por lo que todavía puede apreciarse del monumento del general José D. Moreno (fallecido en 1925), éste habría sido el producto artísticamente mejor logrado entre todos los construidos en el cementerio La Primavera por esta firma, caracterizados todos por su impecable factura. El elemento fundamental lo constituye sin duda la magnífica figura angélica que se alza sobre un pedestal revestido en mármol a la cabecera del lote central, y cuya presencia domina visualmente la composición.


Arte Popular Efímero: Exorno y Colorido

En La Primavera toma cada vez mayor presencia un colorismo que, tal vez iniciado en la intervención del mobiliario, ha venido conquistando el cuerpo entero del monumento funerario. Prácticamente todos los monumentos observados con este tipo de intervenciones son característicos de los sectores menos pudientes; no obstante, la evidencia del fenómeno en una tumba de factura más elaborada parece indicar que se trata de una manifestación en proceso de avance. Estos posibles cambios perceptivos de lo luctuoso de la comunidad local se evidencian también en la ornamentación de los monumentos con objetos de la cotidianidad, reflejando una estrecha relación deudo-difunto que en ocasiones llega a desdibujar la frontera entre la vida y la muerte.


Secciones Especiales en el Cementerio La Primavera

Vistas desde la perspectiva de un museo, algunas áreas singulares en La Primavera hacen las veces de secciones o salas temáticas:

Sector Sur. En este sector han sido registrados cerca de sesenta monumentos de interés, un significativo número de los cuales presenta una tipología que responde a formas y técnicas constructivas comúnmente observadas en cementerios de Venezuela que datan del siglo XIX, y que desaparecieron del patrimonio funerario maracayero a raíz de la destrucción total del viejo cementerio de la calle Páez. Posee asimismo muestras de la producción de J. Roversi, E. Gariboldi y Fco. Pigna Sucrs. Vale mencionar que varias lápidas ostentan el apellido Michelena, posiblemente vinculado al prócer Santos Michelena.

Apartamientos judíos. Ambos recintos son reflejo de las costumbres funerarias del pueblo hebreo y de la comunidad judía local, y como tal poseen significación especial dentro del conjunto de bienes que conforman las colecciones del cementerio La Primavera. Se localizan muy próximos uno del otro en el sector Centro del cementerio, y presentan rasgos similares: una planta rectangular confinada, con un solo vano de entrada guardado por una puerta metálica a dos hojas. Dicho vano comunica desde el exterior a un espacio con un mesón, transpuesto el cual se llega al área de sepulturas propiamente dicho. El primer apartamiento contiene veintiocho monumentos, levantados entre las décadas de 1930 y 1960. A pesar de mostrar signos de deterioro por acción humana, este espacio conserva los rasgos morfológicos y culturales esenciales que le otorgan particular valor. El interés del segundo apartamiento, puesto en uso entre 1968 y 1971, reside mayormente en la información que aportan los epitafios y en su carácter de escenario aún activo de manifestaciones funerarias propias de una cultura de alta densidad histórica.


Factores de Riesgo y Deterioro de las Colecciones

Sin obviar el significativo efecto nocivo que a lo largo del tiempo pueden causar los agentes ambientales y biológicos, la acción consciente o inconsciente de los seres humanos sobre su hábitat es factor determinante tanto en la conservación como en el deterioro de los bienes materiales de interés cultural que conforman las colecciones de La Primavera. El comportamiento cívico inadecuado se evidencia en la cantidad de desperdicios sólidos que degradan este espacio y afectan sus perspectivas de musealización. La actual situación de desamparo del cementerio coloca los monumentos a merced de los diversos agentes de deterioro hasta su total ruina. Entre estos agentes se encuentran los actos de destrucción de mobiliario y de obras de arte y lapidarias sin motivo aparente (actos vandálicos), y la apropiación no violenta de bienes constitutivos de los monumentos (hurto). Durante el trabajo de campo se ha constatado la frecuente ocurrencia de profanación de sepulturas, una de las modalidades de deterioro antrópico más activas e impactantes en este cementerio.

Aun cuando no parece vislumbrarse a corto y mediano plazo la posibilidad de un desmantelamiento total del cementerio, la Alcaldía ha contemplado la ampliación de la calle Mariño. La aplicación de esta medida colocará cincuenta y cinco monumentos de interés en riesgo de destrucción total, o cuando menos de daños irreversibles.


El Cementerio La Primavera y Su Posible Musealización

La musealización implementada mediante el diseño y trazado de rutas temáticas representa un importante recurso ante una eventual puesta en valor del cementerio La Primavera, y un instrumento de utilidad para motivar la apropiación de este recinto por parte de la comunidad como parte de su patrimonio. Los dos recorridos seleccionados para los efectos de esta investigación tienen como objetivo general “Fortalecer la identidad y sentido de pertenencia de la comunidad circundante y motivar la apropiación social del cementerio La Primavera como espacio para la educación y el esparcimiento”. Las rutas en cuestión son las siguientes:

Primera Ruta. El título sugerido para este recorrido es “Viejas tumbas nuevas”, y tiene como objetivo específico “introducir al espectador en el conocimiento y apreciación de monumentos funerarios singulares como valiosos bienes del patrimonio cultural de la ciudad”. Para ello se ha seleccionado y comentado, para ser exhibidas, doce obras del siglo XX que reproducen y recrean las formas características del siglo XIX, todas concentradas en el sector Sur del cementerio La Primavera.

Segunda Ruta. El nombre sugerido para este recorrido es “¡La muerte también es bella!”, y tiene como objetivo específico “incentivar el conocimiento del cementerio La Primavera y de sus bienes materiales de interés cultural a través de la apreciación de sus obras de arte”. Para el efecto han sido escogidas y comentadas veinte obras que se encuentran en el sector Norte de dicho cementerio.


Conclusiones y Recomendaciones

Conclusiones

1. El cementerio La Primavera de Maracay posee numerosos y variados bienes de interés cultural de valor histórico, arquitectónico, artístico o social.

2. El estudio realizado aporta fundamentos consistentes para ratificar el carácter patrimonial del cementerio La Primavera, actualmente incluido en el Registro General del Patrimonio Cultural de Venezuela.

3. La presente investigación representa un aporte a los estudios previos a cualquier intervención significativa prescritos por la Providencia Administrativa N° 012/05 que ampara este cementerio, en vista de que: (a) da cuenta de las características y la ubicación de los sitios y monumentos de mayor significación en el cementerio; (b) identifica, explica y ejemplifica los factores de deterioro más comunes, y sugiere orientaciones generales para contrarrestar el efecto de aquéllos con mayor factibilidad de control; (c) determina los monumentos notables que se verán afectados con la eventual ampliación de la calle Mariño, y sugiere medidas generales de resguardo sobre los mismos; y (d) aborda el cementerio desde una perspectiva museológica, y analiza como colecciones sus bienes materiales de interés cultural, susceptibles de ser musealizados.

4. Los factores adversos detectados en La Primavera no impiden el uso de la musealización como importante instrumento para su puesta en valor. En tal sentido, se proponen ideas para los guiones museológicos y museográficos de dos rutas temáticas que procuran fortalecer la identidad y sentido de pertenencia de la comunidad circundante, y motivar la apropiación social del cementerio.

5. El sector sur y los dos asentamientos judíos del cementerio han sido considerados espacios de especial significación en el cementerio, a los cuales debe prestarse especial atención en procura de su defensa y resguardo.

6. El Mausoleo de Juan Vicente Gómez y el Panteón del Aviador Caído de la Fuerza Aérea Venezolana poseen la mayor probabilidad de supervivencia en caso de una eventual decisión municipal de desmantelar el cementerio.

7. Las inadecuadas condiciones de almacenamiento y la inapropiada manipulación de los libros de inhumaciones hacen prever la pronta desaparición de la información que contienen, la cual constituye un valioso testimonio sobre la historia de la ciudad y sus habitantes.

Recomendaciones
1. Iniciar de inmediato acciones orientadas a la recuperación del cementerio La Primavera en concordancia con la idea de convertirlo en un gran parque, expresada en el plan de gobierno de la municipalidad. La concreción de esta idea debe ser consecuente con el carácter patrimonial del cementerio y con su uso originario, y teniendo como meta temporal la conmemoración del primer centenario de este recinto, el 24 de octubre de 2015.

2. Ordenar y consolidar el cementerio como área de uso especial. Ésta es una condición previa a su consideración como escenario de recreación y aprendizaje, y cuyo logro implica la atención perentoria y eficaz a los problemas de vandalismo e inseguridad, así como de mantenimiento general del cementerio.

3. Motivar la apropiación social de La Primavera para el fortalecimiento de la identidad y sentido de pertenencia de las comunidades aledañas, elemento básico en su salvaguarda como patrimonio cultural. Un aspecto organizado, limpio y agradable del cementerio, así como la disposición de servicios básicos, el desarrollo de actividades de recreación y educación, y la musealización de algunos sectores y bienes culturales, son requisitos básicos para la motivación.

4. Determinar los monumentos más significativos y adelantar las acciones pertinentes para su conocimiento, recuperación y mantenimiento a los fines de la puesta en valor del cementerio.

5. Aplicar medidas inmediatas de conservación sobre los libros de registro de inhumaciones y de otras actividades administrativas.


7 comentarios:

  1. Estimado Pedro, encuentro sumamente interesante el aporte historico importante que le da este tema de la museologia del cementerio de la Primavera el cual pienso visitar muy pronto ya que voy en busqueda de datos imprescindibles para enriquecer el arbol genealogico de mi familia. Me siento muy complacido en saber que su esfuerzo aliente la esperanza de conservacion de la historia de la ciudad de Maracay y a aquellos que tenemos algun vinculo con esa ciudad. Gracias miles por darnos una fotografia descriptiva de este campo santo. Atentamente Orlando Anzola

    ResponderEliminar
  2. Bien, Orlando. Cuando decidí abordar para mi tesis de maestría este tema, extraño para muchos, lo hice fundamentalmente para aprovechar el empujón que implica una empresa académica de esta magnitud para dejar constancia del cementerio La Primavera antes de su probable desaparición. Me encontré entonces con un espacio de gran vitalidad. Muy descuidado, sí, y venido a menos, pero vivo. Y si se quiere, aprovechable como área de uso especial. Este hecho debería retardar el proceso de su eventual desmantelamiento, pero -hay que estar claro- no necesariamente lo evita. Los resultados de la investigación fueron entregados a las instancias municipales pertinentes. Sólo resta esperar el interés y la voluntad política de estas instancias. Si estos elementos no se concretan, La Primavera continuará su acelerado deterioro y terminará siendo borrada del mapa urbano, como el antiguo cementerio de la calle Páez. La única diferencia entre el destino de ambos recintos funerarios es que el primero de ellos quedará de algún modo documentado. En todo caso, su amable agradecimiento paga con creces el esfuerzo.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Pedro, interesante y de mucho aliento para quienes también hemos emprendido el desarrollo del tema de los cementerios tradicionales, me gustaría conversar con usted. Para ello me gustaría me enviara su e-mail o teléfono. Estamos organizando un foro sobre el cementerio Bella Vista, en Barquisimeto. Y presentar iniciativas y experiencias sobre el tema y en nuestro país, es muy bueno. Mi Cel 04145011559, e-mail: carmentanasi@gmail.com. Saludis

    ResponderEliminar
  4. Envié un correo a su persona, interesados estamos en que cuente su experiencia en un Foro sobre el Cementerio Bella Vusta, que estamos preparando en Bsrquisimeto para el mes de Setiembre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen, por tu participación. Tu amable comentario y la invitación a participar en el foro justifican el esfuerzo de dar a conocer el ya centenario cementerio maracayero, hoy tan venido a menos. He contestado el correo que me has enviado. Estaré pendiente...

      Eliminar
    2. Estimado Pedro. Revise su correo ir favor. Saludos

      Eliminar